Conversando con Mario Molina Premio Nobel de Química 1995

Autor:Leonardo Moledo
RESUMEN

El mexicano Mario Molina, recibió el premio máximo en 1995 por haber descubierto, en 1974, que los clorofluorocarbonados (CFC), lejos de ser inertes, como se creía, debilitan y eventualmente destruyen la capa de ozono.

 
EXTRACTO GRATUITO

-¿Cómo se habla con un Premio Nobel?

–Como con cualquier otra persona. ¿Por qué lo pregunta?

–Preguntaba por preguntar. O tal vez me estoy contagiando del ambiente... mmmmm... Aunque seguramente ya se lo preguntaron mil veces: ¿qué se siente al ser Premio Nobel?

–Es muy emotivo, ya que es una culminación de las actividades científicas de una vida. Es un símbolo.

–¿Ser Premio Nobel es una especie de nobleza actual?

–En cierto sentido, sí. Pero yo lo transformo en responsabilidad. Gracias a haber ganado el premio, uno cuenta con cierta audiencia que puede utilizar de manera atinada y responsable o no. Uno se ha convertido en un representante de la ciencia, del pensamiento científico, y en el caso de los que provenimos de países en desarrollo, debemos contribuir a su desarrollo en nuestros países.

–León Lederman decía que después de ganar el Premio Nobel lo consultaban sobre todo.

–Sí. Repentinamente uno se convierte en un experto en todo. Por eso hay que saber cuándo negarse a opinar. En un caso como éste, por ejemplo, yo estoy opinando sobre lo que debe hacer la sociedad. Pero no estoy opinando como científico, sino como individuo. Hay algo, de todas maneras, que tenemos que tener en cuenta: es parte de la ciencia el no hablar con certeza.

–¿La ciencia es el camino para el progreso de las sociedades?

–No es el único, pero sí es parte fundamental. Está muy claro que las sociedades que han progresado son las que han invertido en desarrollo científico y tecnológico. Y los países como México, que invierten poco, están realizando una mala inversión a largo plazo.

–¿O es al revés? ¿Que las sociedades que se desarrollan invierten en ciencia?

–Creo que es un ida y vuelta. Lo que está claro es que no es suficiente esperar a tener recursos, porque mientras tanto uno sale perdiendo...

–En aquel momento en que usted y el profesor Rowland tuvieron la intuición de que los clorofluorocarbonados no eran gases inertes estaban yendo contra la corriente. Porque todo el mundo pensaba que eran gases inertes que no afectaban la atmósfera. ¿Cómo se les ocurrió que no era así? ¿Fue intuición?, ¿creatividad?

–Quizá fue a través de una pregunta que no se hacía, que era: ¿qué les pasa a estos compuestos en el medio ambiente? Tratando de evitar los prejuicios de que tuvieran una consecuencia ambiental. Pero sí sabiendo que son compuestos no naturales que se encuentran en un momento dado en el medio ambiente natural. Entonces nos preguntamos qué procesos existen en la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA