Contribuciones feministas que desbordan FAL

AutorPatricia Gonzalez Prado
Páginas259-293
259
CAPÍTULO6
Contribuciones feministas
que desbordan FAL
He señalado a lo largo de todo este trabajo que el Derecho
encarna, deende, produce y reproduce intereses dominantes en
términos sexo-genéricos, de clase, edad y étnico-raciales. Tam-
bién he dado cuenta de las resistencias que se organizan, ten-
san e interpelan a esos poderes con las herramientas del amo
y con muchas otras nuevas que desbordan las primeras. El
ámbito jurídico es un campo de dispu ta al que también apelan
las organizaciones feministas en Argentina y en toda América
Latina, donde, como he señalado anteriormente, la incidencia del
activismo católico conservador en la judicialización de situaciones
de aborto legal da cuenta del poder político-económico del lobby
antiderechos276.
276 Aún después de FAL persistió la judicialización y obstaculización de abortos no
punibles; planteos de inconstitucionalidad ante la creación de protocolos provin-
ciales e impulso de leyes y resoluciones más restrictivas que la legislación penal
vigente. Así por ejemplo el Ministerio de Salud de C.A.B.A. hizo en el 2012 un
protocolo que fue denunciado por restringir el acceso de las mujeres al aborto legal.
Días después la Legislatura sancionó un protocolo en sintonía con el fallo de la Cor-
te, pero la ley fue vetada por el jefe de gobierno Mauricio Macri. Entonces el veto
también fue impugnado en la justicia por un grupo de asociaciones y organismos
de derechos humanos, (ELA, CELS, la Red por los Derechos de las Personas con
Discapacidad REDI y ADC). El juez de primera instancia, Roberto Gallardo declaró
la inconstitucionalidad del veto (“Rachid, María de la Cruz y otros Contra Gcba
PATRICIA GONZALEZ PRADO
260
Las declaraciones de derechos humanos regionales e interna-
cionales, aun pese a las ya reseñadas críticas sobre sus límites que
formulan feministas comunitarias, descoloniales y la misma Judith
Butler, promueven transformaciones en el derecho interno de los
estados y comprometen su responsabilidad internacional, habi-
litando una sura por donde denunciar abusos y vulneraciones a
la autonomía sexual y, en general, a los derechos humanos de las
mujeres. Así algunas organizaciones feministas no solo promueven
perspectivas críticas sobre el derecho vigente, sino que exigen a los
estados el cumplimien to y las garantías de los derechos humanos
de las mujeres.
En esta línea se viene desarrollando en Argentina una corrien-
te de feminismo jurídico277. A propósito de ello es importante
destacar, como recuerdan Costa y Leroussi, que los nombres
feminismos jurídicos o legales (Feminist Legal Thought o
Feminist Legal Theory), Jurisprudencia Feminista (Feminist
Sobre Amparo (art.14, Caba), Expte: Exp 45722/0 y Su Acumulado “Asociación Por
Los Derechos Civiles (ADC) Y Otros Contra Gcba Sobre Amparo (art.14, Caba)”,
Expte: EXP 46062 / 0, Secretaría n° 4 año 2013).
En la misma línea en Salta, debido a las restricciones establecidas por el proto-
colo provincial, el Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades presentó
una acción de inconstitucionalidad ante la Corte de la Provincia, que ésta rechazó
por entender que los tratados internacionales protegen el derecho a la vida desde
la concepción, contrariando expresamente lo señalado por la Corte Suprema en
FAL. Ese mismo día, la Corte de Salta rechazó una acción popular de inconstitucio-
nalidad impulsada por grupos antiderechos contra las resoluciones que aprobaron
el protocolo para la atención de abortos legales. Meses más tarde otro caso de aborto
no punible fue judicializado y negado en Salta, por la acción de amparo interpuesta
por una asesora de incapaces en representación del “por nacer”. El juez de familia
Víctor Soria declaró inconstitucional el decreto 1170/12 que estableció el protocolo
de abortos no punibles. La Corte de Justicia de Salta dejó sin efecto la cautelar dic-
tada por el juez Soria y rechazó el amparo promovido por la asesora de menores. Sin
embargo, la obstaculización impidió el acceso de una niña de 13 años a un aborto al
que tenía derecho.
277 Así por ejemplo en 2014 se convocó a una primera reunión de trabajo bajo el
nombre Los Feminismos Jurídicos en la Argentina: perspectivas y debates,
en la ciudad de Córdoba, en el marco del III Congreso de Género y Sociedad. Se
trabajaron dos grandes ejes: aspectos teóricos y problemas y debates desde el pun-
to de vista práctico, es decir, a partir de la amplia experiencia de trabajo en el campo
del litigio (activismos judiciales), la elaboración de proyectos de ley y de políticas
públicas (relación con el estado) (Costa, Lerussi, 2014).
ABORTO Y LA AUTONOMÍA SEXUAL DE LAS MUJERES
261
Jurisprudence), Estudios Legales Feministas (Feminist Legal
Studies) no han sido receptados en los escenarios latinoame-
ricanos. Más bien, desde la década de 1980 se ha hablado en
términos de “Género y Derecho” o “Derechos Humanos y Género”
y más recientemente, “Feminismo/s y Derecho”. A pesar de ello,
ha comenzado tímidamente a expandirse el término feminismos
jurídicos en Argentina para dar cuenta de la relación feminis-
mos y derecho y, a su vez, como una forma de asumir en la singula-
ridad de cada intervención o práctica jurídica la dimensión política
del derecho (Costa, Malena y Lerussi, Romina, 2014).
Un dato que destaco como particularidad local es que el acti-
vismo jurídico feminista comenzó a desarrollarse sin agenda y sin
etiqueta, impulsado por grupos y organizaciones feministas, como
una forma de denuncia de vulneraciones y demanda por la vigencia
de los derechos humanos de las mujeres, principalmente en rela-
ción con el acceso al aborto y la violencia patriarcal. Más tarde,
pasó a formar parte de la agenda de organizaciones con experiencia
en litigio estratégico como Amnistía Internacional, el Centro de
Estudios Legales y Sociales (en adelante, CELS), Católicas por
el Derecho a Decidir, el Equipo Latinoamericano de Justicia
y Género (en adelante, ELA), el Instituto de Género, Derecho y
Desarrollo, de Rosario (en adelante, INSGENAR) o el Comité de
América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos
de la Mujer (en adelante, CLADEM).
También otras organizaciones de mujeres y feministas, sin la
experiencia y recursos de las citadas han acudido al ámbito judicial,
con mayor o menor éxito, para denunciar las violaciones y abusos
de derechos a las mujeres278. Así por ejemplo Las Juanas y las
Otras, la Multisectorial de Mujeres de Santa Fe, Mujeres Coti-
dianas, el Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades,
278 Uno de los puntos que especialmente recupero es la interesante uidez observa-
da entre los feminismos jurídicos que trabajan apelando al derecho, ya sea en litigio,
ya sea en proyectos de ley o políticas públicas; y los que impulsan perspectivas
críticas al derecho, que exponen las consecuencias negativas que tiene la aplicación
de las normas y que identican la incapacidad del derecho para servir a ciertas
necesidades de las mujeres (Costa, Lerussi, Notas para habitar el nombre femi-
nismos jurídicos en la Argentina, documento de trabajo mimeograado, Córdoba,
septiembre 2014).

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR