De los contratos y obligaciones en general

Páginas:38-41
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 38

207. El derecho civil, en cuanto no esté modificado por este Código, es aplicable a las materias y negocios comerciales.

208. Los contratos comerciales pueden justificarse:

  1. Por instrumentos públicos;

  2. Por las notas de los corredores, y certificaciones extraídas de sus libros;

  3. Por documentos privados, firmados por los contratantes o algún testigo, a su ruego y en su nombre;

  4. Por la correspondencia epistolar y telegráfica;

  5. Por los libros de los comerciantes y las facturas aceptadas;

  6. Por confesión de parte y por juramento;

  7. Por testigos.

    Son también admisibles las presunciones, conforme a las reglas establecidas en el presente Título.

    209. La prueba de testigos, fuera de los casos expresamente declarados en este Código, sólo es admisible en los contratos cuyo valor no exceda de doscientos pesos fuertes.

    Tratándose de asuntos de mayor cuantía, la prueba testimonial sólo será admitida existiendo principio de prueba por escrito.

    Se considera principio de prueba por escrito, cualquier documento público o privado que emana del adversario, de su autor o de parte interesada en la contestación o que tendría interés si viviera.

    Page 39

    210. Los contratos para los cuales se establecen determinadamente en este Código formas o solemnidades particulares, no producirán acción en juicio si aquellas formas o solemnidades no han sido observadas.

    211. No serán admisibles los documentos de contratos de comercio en que haya blancos, raspaduras o enmiendas que no estén salvadas por los contrayentes bajo su firma.

    Exceptúase el caso en que se ofreciera la prueba de que la raspadura o enmienda había sido hecha a propósito por la parte interesada en la nulidad del contrato.

    212. La falta de expresión de causa o la falsa causa, en las obligaciones transmisibles por vía de endoso, nunca puede oponerse al tercero, portador de buena fe.

    213. Mediando corredor en la negociación, se tendrá por perfecto el contrato luego que las partes contratantes hayan aceptado, sin reserva ni condición alguna, las propuestas del corredor. Expresada la aceptación, no puede tener lugar el arrepentimiento de las partes.

    214. La correspondencia telegráfica se rige por las mismas disposiciones relativas a la epistolar, para la celebración de contratos y demás efectos jurídicos.

    215. El consentimiento manifestado a un mandatario o emisario para un acto de comercio, obliga a quien lo presta, aun antes de transmitirse al que mandó el mensajero.

    216. [En los contratos con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA