Constitucionalismos en clave trialista

AutorMaría I. Dabove
Páginas176-191
Dabove, Constitucionalismos en clave trialista
1
Constitucionalismos en clave trialista*
Por María I. Dabove
1. Introducción
El constitucionalismo ha sido definido por la profusa doctrina actual de muy di-
versos modos. Por eso, como nos advierte Luis Prieto Sanchís, “está justificado hablar
de constitucionalismos, en plural”. Así, con esta expresión podemos referirnos al me-
nos a cuatro significados no necesariamente vinculados entre sí1. Primero, el término
alude a una filosofía política, aquélla que considera que el Estado constitucional con-
temporáneo representa la forma óptima (o la menos mala) de organización política
(régimen de justicia o doctrina del Estado justo)2. Segundo, se refiere a una filosofía
del derecho (o filosofía jurídica mayor3). Este enfoque se considera que cualquier
constitucionalismo es un emergente de los modos de producción y de la cultura pre-
valecientes, e indaga acerca de su sentido en el plano del devenir histórico. Tercero,
nuestro concepto alude a una teoría del derecho (o filosofía jurídica menor4). Desde
esta perspectiva se intenta suministrar el marco interpretativo que mejor explica el
particular modo de ser de los actuales sistemas jurídicos constitucionalizados5. Por
último, el término puede exteriorizar un modelo tecnológico jurídico, aquel que habilita
el diseño y la producción de herramientas iusfundamentales adecuadas para su im-
plementación institucional6.
En este trabajo nos vamos a centrar en el estudio de las perspectivas segunda
y tercera del constitucionalismo, atendiendo al marco de análisis que ofrece la teoría
trialista del Derecho elaborada por Werner Goldschmidt y ampliada por Miguel Ángel
Ciuro Caldani7. Para este particular enfoque, cualquier fenómeno jurídico puede ser
comprendido como un objeto cultural, situado y construido históricamente, lo cual nos
* Extraído del artículo publicado en “Revista de Investigações Constitucionais”, vol. 8, n° 3, 2021,
p. 707 a 729. Bibliografía recomendada.
1 Prieto Sanchís, Luis, Presupuestos neoconstitucionalistas de la teoría de la argumentación ju-
rídica, en Gascón Abellán, Marina (coord.), “Argumentación Jurídica”, Valencia, Tirant lo Blanch , 2014,
p. 17 a 71.
2 Prieto Sanchís, Presupuestos neoconstitucionalistas de la teoría de la argumentación jurídica,
en Gascón Abellán (coord.), “Argumentación Jurídica”, p. 18.
3 Goldschmidt, Werner, Introducción filosófica al derecho. La teoría trialista del mundo jurídico y
sus horizontes, 6ª ed., Bs. As., Depalma, 1987, p. 5 a 8 y 37 a 40.
4 Goldschmidt, Introducción filosófica al derecho. La teoría trialista del mundo jurídico y sus hori-
zontes, p. 8 a 18.
5 Prieto Sanchís, Presupuestos neoconstitucionalistas de la teoría de la argumentación jurídica,
en Gascón Abellán (coord.), “Argumentación Jurídica”, p. 17 a 19.
6 Dabove, María Isolina, El derecho como complejidad de saberes diversos, “Ideas y Derecho”,
n° 3, p. 95 a 116, 2003; Prieto Sanchís, Presupuestos neoconstitucionalistas de la teoría de la argu-
mentación jurídica, en Gascón Abellán (coord.), “Argumentación Jurídica”, p. 17 a 71.
7 Acerca de la teoría trialista que tomamos como marco teórico de este trabajo puede verse:
Goldschmidt, Introducción filosófica al derecho. La teoría trialista del mundo jurídico y sus horizontes,
p. 30; Ciuro Caldani, Miguel Á., La conjetura del funcionamiento de las normas jurídicas. Metodología
jurídica, Rosario, Fundación para las Investigaciones Jurídicas, 2000, p. 3; Ciuro Caldani, Miguel Á.,
Metodología jurídica y Lecciones de Historia de la Filosofía del Derecho, Rosario, Zeus, 2007, p. 5.
Dabove, Constitucionalismos en clave trialista
2
llevará a desarrollar una “iusfilosofía mayor”8. También permite analizarlo en su cali-
dad de sistema, con estructura y funcionamiento propios, en cuyo caso haremos “filo-
sofía jurídica menor o teoría del derecho”9. No obstante, es importante señalar que
ambos tienen en común la asunción de un mismo presupuesto epistemológico: la com-
plejidad de lo jurídico. De modo tal que estas lecturas están atravesadas por una con-
dición metodológica: la postulación del carácter tridimensional del constitucionalismo,
cuyas dimensiones se expresan en adjudicaciones y normas que atienden a la reali-
zación del sentido de justicia pretendido10.
Bajo estas coordenadas interpretativas, el constitucionalismo es un fenómeno
jurídico caracterizado por tres componentes. Una dimensión ius-sociológica, en cuyo
seno se destaca la presencia del poder adjudicatario del constituyente por encima de
la voluntad del legislador11. Una dimensión normológica, que nos muestra la vigencia
y preeminencia de la Constitución y de los derechos fundamentales en todo el orde-
namiento jurídico y en la vida social. Una dimensión dikelógica o valorativa, represen-
tada por la adopción de principios elásticos, o mandatos de optimización, que exigen
su cumplimiento en la mayor medida posible en los casos concretos sometidos a juz-
gamiento12.
Entre los aspectos dinámicos, en cambio, la teoría trialista de Werner Golsch-
midt permite observar que el constitucionalismo actual otorga mayor protagonismo a
los jueces a la hora de establecer el contenido específico de lo jurídico (dimensión ius-
sociológica)13, e instaura un sistema de control judicial de constitucionalidad y conven-
cionalidad de las leyes fundado en razones dikelógicas14.
En síntesis, para este enfoque, el constitucionalismo es un campo homogéneo,
una trama, tejida por componentes heterogéneos15. Es, por tanto, un sistema,
8 Goldschmidt, Introducción filosófica al derecho. La teoría trialista del mundo jurídico y sus hori-
zontes, p. 5 a 8 y 37 a 40.
9 Goldschmidt, Introducción filosófica al derecho. La teoría trialista del mundo jurídico y sus hori-
zontes, p. 8 a 18.
10 Goldschmidt, Introducción filosófica al derecho. La teoría trialista del mundo jurídico y sus ho-
rizontes, p. 30; Ciuro Caldani, La conjetura del funcionamiento de las normas jurídicas. Metodología
jurídica, p. 3; Ciuro Caldani, Metodología jurídica y Lecciones de Historia de la Filosofía del Derecho,
p. 5. 11 “La Constitución que rige en el Estado Constitucional de Derecho, tiene atribuido caracteres y
asume ciertos roles, que no necesariamente están presenten en las leyes supremas de los Estados de
Derecho del siglo XIX”. Prieto Sanchís, Luis, Derechos Fundamentales, neoconstitucionalismo y pon-
deración judicial, Lima, Palestra, 2002, p. 32.
12 Alexy, Robert, Teoría de los derechos fundamentales, trad. Ernesto Garzón Valdés, Madrid,
Centro de Estudios Constitucionales, 1993, p. 82 a 87; Prieto Sanchís, Luis, Sobre principios y normas.
Problemas del razonamiento jurídico, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1992, p. 53; Bernal
Pulido, Carlos, El principio de proporcionalidad y los derechos fundamentales: El principio de propor-
cionalidad como criterio para determinar el contenido de los derechos fundamentales vinculante para
el legislador, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2003, p. 75 a 110.
13 Chaumet, Mario - Meroi, Andrea, ¿Es el Derecho un juego de los jueces?, LL, 2008-D-717;
Meroi, Andrea, Iura novit curia y decisión imparcial, “Ius et Praxis”, Talca, año 13, n° 2, 2007, p. 379 a
390. 14 Amaya, Jorge A., Control de constitucionalidad, 2ª ed., Bs. As., Astrea, 2015, p. 1 a 25; Amaya,
Jorge A., Democracia y minoría política, Bs. As., Astrea, 2014; Midón, Mario A., Control de convencio-
nalidad, Bs. As., Astrea, 2016, p. 2 a 33.
15 Wagensberg, Jorge, Ideas sobre la complejidad del mundo, 3ª ed., Barcelona, Tusquet, 1985.
p. 4; Lewin, Roger, Complejidad. El caos como generador del orden, trad. Juan Gabriel López Giux,

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR