Por una Constitución que le sonría a las masas. Un análisis crítico de la Constitución de 1949

Autor:Mauro Benente
Cargo:Abogado, docente de la Facultad de Derecho de la UBA
Páginas:650-666
 
EXTRACTO GRATUITO
Por una Constitución que le sonría
a las masas. Un análisis crítico de
la Constitución de 1949
Mauro Benente
1
| Universidad de Buenos Aires
Revista Derechos en Acción ISSN 2525-1678/ e-ISSN 2525-1686
Año 4/Nº 11 Otoño 2019 (21 marzo a 21 junio), 650-666
DOI: https://doi.org/10.24215/25251678e294
I. Introducción
Los procesos constituyentes de Venezuela en 1999, en Ecua-
dor en 2008, y fundamentalmente en Bolivia entre el 2006 y el
2009, muestran una interesante novedad: organizaciones indíge-
nas, sociales, campesinas y obreras encuentran en las Asambleas
Constituyentes y las reformas constitucionales dispositivos y
mecanismos para avanzar en un sendero emancipatorio.
Para quienes observamos al derecho desde la izquierda, la
historia reciente de Nuestra América nos posiciona en la necesi-
dad de pensar y construir un constitucionalismo de izquierdas.
Para sorpresa de las izquierdas, los excluidos de siempre, como
se autodenominaron las organizaciones indígenas y campe-
sinas de Bolivia” (Pacto de Unidad, 2006: 2. Las itálicas me
pertenecen), levantaban una bandera que siempre había estado
asociada a las derechas, a las élites, a los sectores dominantes:
la Asamblea Constituyente. Plantearon que sus demandas radi-
cales, muchas de ellas asociadas a las históricas banderas de las
izquierdas, sólo podían llevarse a la práctica si se desarrollaba
una asamblea constituyente.
Que los excluidos de siempre enuncien sus demandas en
términos de derechos, y sus exigencias se verbalicen con la
1 Abogado, docente de la Facultad de Derecho de la UBA, investigador CONICET.
650 | SECCIÓN ESPECIAL
gramática de las asambleas constituyentes, representa un enorme
desafío y una gran responsabilidad: pensar y definir los contor-
nos de una Constitución que emancipe a los excluidos y las exclui-
das de siempre, no en su nombre sino junto con ellos y ellas.
En un contexto en el que la mayor parte de la producción teó-
rica sobre el constitucionalismo está teñida de conservadurismo,
o de liberal-conservadurismo, uno de los caminos, sin dudas no
el único, para indagar y definir los contornos de una Constitución
emancipatoria es revisar los procesos constituyentes de antaño.
Según diré, una Constitución emancipatoria debe: I- articular una
convención constituyente escandalosamente democrática; II- ins-
taurar un sistema que habilite la constante democratización de la
democracia y, III- avanzar en una domesticación de los poderes
económicos. Es a la luz de estos tres criterios que analizaré el
proceso constituyente y la Constitución de 1949.
II. Una reforma que “nace de la calle”, con “colorido
popular y “sabor proletario”
En 1948 se presentaron seis proyectos de declaración de la
reforma constitucional, y mediante la Ley Nº13233 se declaró
la necesidad de la reforma. El proyecto fue debatido en la Cámara
de Dipu tados los días 13 y 14 de agosto de 1948, y el 27 de
ese mismo mes fue aprobado por la Cámara de Senadores. El 5
diciembre se desarrollaron las elecciones para convencionales
constituyentes, el Partido Peronista obtuvo 61,3% de los votos,
alcanzando 110 de las 158 bancas, mientras que la UCR obtuvo el
26,8% y llegó a los 48 convencionales, que abandonaron la Con-
vención en la tercera sesión ordinaria (Benente, 2019: 289-291).
En el debate de la Ley Nº 13233, en la Cámara de Dipu-
tados, Bagnasco sostuvo: “esta reforma no es un producto de
laboratorio […] ella nace de la calle, en favor de las masas que la
reivindican como suya, que piden ver sus derechos reconocidos
y garantizados en el presente y asegurados en el porvenir” (Bag-
nasco en Cámara de Dipu tados de la Nación [CDN], 1948: 2656).
En el Senado, el ministro del Interior mencionaba que la reforma
SECCIÓN ESPECIAL | 651
Por una Constitución que le sonría a las masas
|
Mauro Benente

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA