Consideraciones sobre el trabajo penitenciario: Interpretación criminológica de un fallo

Autor:José Daniel Cesano
Cargo:Doctor en Derecho y Ciencias Sociales (Universidad Nacional de Córdoba)
Páginas:265-283
RESUMEN

I. Introducción. II. El caso. III. Los argumentos de la casación: 1. Primer argumento: A) Descripción del argumento. B) Trabajo penitenciario y tratamiento; C) El trabajo penitenciario como un derecho del interno; D) Algunas observaciones criminológicas sobre el trabajo penitenciario. 2. Segundo argumento: A) Descripción del argumento; B) La tesis de la casación y el análisis sociológico; C) La... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
CONSIDERACIONES SOBRE EL TRABAJO PENITENCIARIO:
INTERPRETACIÓN CRIMINOLÓGICA DE UN FALLO*
Por José Daniel Cesano**
Sumario: I. Introducción. II. El caso. III. Los argumentos de la casación:
1. Primer argumento: A) Descripción del argumento. B) Trabajo penitenciario
y tratamiento; C) El trabajo penitenciario como un derecho del interno;
D) Algunas observaciones criminológicas sobre el trabajo penitenciario. 2.
Segundo argumento: A) Descripción del argumento; B) La tesis de la casa-
ción y el análisis sociológico; C) La prisionización como obstáculo para el
logro de los objetivos de la ejecución penitenciaria; D) Aportes del argumen-
to. IV. A modo de conclusión.
I. I
NTRODUCCIÓN
Expresa el Profesor Fernando Martínez Paz que “En el Derecho
ya no se trata únicamente de construir conceptos jurídicos, de
sistematizar normas, de la mera aplicación de la ley o de una inter-
* Exposición realizada por el autor (el 28/ 3/2001) en el “Seminario permanente de actualización
docente sobre modelos didácticos multidimensionales” (Universidad Nacional de Córdoba), en
el marco del “Programa de perfeccionamiento de investigadores en la enseñanza del Derecho”.
Director: Prof. Dr. Fernando Martínez Paz. Coordinador (área Derecho Penal): Prof. Dr. Carlos J.
Lascano (h.)-Luis M. Bonetto.
** Doctor en Derecho y Ciencias Sociales (Universidad Nacional de Córdoba). Profesor invitado de
la Cátedra de Derecho Penal I, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacio-
nal de Córdoba. Subsecretario del Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Neuquén.
JOSÉ DANIEL CESANO266
pretación simplemente dogmática de la misma. Hoy el Derecho aban-
dona, poco a poco, el ‘orgulloso aislamiento’ de una ciencia puramen-
te normativa, para ofrecer un lugar en su propia casa, a numerosas
disciplinas que se ocupen del hombre y de la sociedad (…)”1.
No sabemos si la constatación de este fenómeno puede califi-
carse como una revolución científica, por lo menos en los términos
de Thomas S. Kuhn2. Pero de lo que sí estamos seguros es de que
esta orientación exige cambios epistemológicos profundos.
Dichos cambios se traducen en la necesidad de un “pluralis-
mo metodológico apoyado en la investigación científica inter-
disciplinaria”3.
Es cierto que existen algunos recientes estudios en el campo de
la epistemología de las ciencias sociales que ponen en duda el con-
cepto de “interdisciplinariedad”. Así, Matei Dogan y Robert Pahre,
han calificado a esta noción como “engañosa”, y prefieren hablar
de “hibridación” en lugar de “interdisciplinariedad” como uno de
los modelos de estrategia de investigación más provechoso4. Sin
1
Cfme. Martínez Paz, “La enseñanza del Derecho (modelos jurídico-didácticos)”, Mateo José
García editores, Córdoba, 1996, pág. 18. En igual sentido (aunque objetando el carácter cientí-
fico del derecho [ al que considera como “una técnica social específica”]) se pronuncia Manuel
Atienza (cfr. “Introducción al Derecho”, Distribuciones Fontamara, México, 1998, pág. 255) al
expresar que: “(…) el mapa de los saberes jurídicos tiene unos contenidos que rebasan con
mucho los del saber jurídico tradicional”.
2
Para Kuhn (cfr. “La estructura de las revoluciones científicas”, Fondo de Cultura Económica,
Bs. As., 1999, pág. 144) las “revoluciones científicas” se consideran “(…) como aquellos episo-
dios de desarrollo no acumulativo en que un antiguo paradigma es reemplazado, completamen-
te o en parte, por otro nuevo e incompatible”. En este sentido, si bien el modelo jurídico multidi-
mensional importa una apertura en relación a los modelos unidimensional (esto es: normativo
puro) y tridimensional, no puede afirmarse que los paradigmas de los modelos anteriores sean
totalmente rechazados, por incompatibilidad absoluta, con aquella nueva perspectiva. Repárese,
al respecto, que el propio Martínez Paz destaca “dos dimensiones fundamentales y complemen-
tarias del Derecho”: la dimensión positiva y la ética. La primera es definida, en términos gene-
rales, como el ordenamiento positivo vigente en una sociedad; esto es: como un fenómeno emi-
nentemente normativo que tiene su propio método de análisis (la dogmática). Cfr. Martínez
Paz-Carrera, “El mundo jurídico multidimensional”, Advocatus, Córdoba, 1996, pág. 29.
3
Cfme. Martínez Paz, “La enseñanza del Derecho (…)”, op. cit., pág. 24.
4
Dogan-Pahre, “Las nuevas ciencias sociales. La marginalidad creadora”, Grijalbo, México,
1993, pág. 137.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA