Consentimiento informado

Autor:Ana María Davérède
Cargo:Médica

El consentimiento informado es una herramienta jurídica, que se constituye a favor de los derechos del paciente, basándose en que, el individuo tiene la potestad de poder decidir sobre su propio cuerpo.

Este recurso legal es relativamente nuevo (año 1957) en relación con la historia de la medicina.

Se dice que el principio ético que regló la relación médico-paciente hasta el momento, fue el modelo paternalista, modelo cuyo principio moral, tiene su antecedente histórico en la medicina hipocrática, que a su vez, incluía otro principio del arte de curar, el de beneficencia hacia el enfermo.

“Primun non nocere”, primero no dañar

En mis primeros pasos por la carrera, uno de mis maestros lo resumió en estas sencillas palabras: - “Hace siempre con tu paciente, ni más ni menos de lo que harías con vos mismo, o con un ser querido, de esa forma, no te vas a equivocar”.

El principio ético que da soporte a estas nuevas ideas, es el de autonomía, afirmando el derecho de las personas a gobernar su vida,. mientras su proyecto vital no sea contrario al resto de la sociedad. Juzga como dominante y autoritaria la relación médico paciente paternalista.

Planteado de esta forma, parecería que este principios se contraponen y sin embargo deberían complementarse.

No me impresiona justo confundir paternalismo con autoritarismo.

El código de ética médica, contempla esta temática en el artículo 22 :”Configura una grave falta ética, que el miembro del equipo de salud, indique tratamientos sin la aclaración pertinente y el consentimiento previo del paciente o responsable, salvo circunstancias de peligro de vida o que limite derechos del paciente a decidir libremente, o promueva mediante engaño, la decisión de las personas a aceptar propuestas conducentes al beneficio de cualquier tipo del propio médico.

En una relación médico paciente, que precie de gozar de buena salud, debe tener una cuota de paternalismo.

Por otra parte requiere del profesional honestidad, prudencia y solvencia ético moral, y como único objetivo, el beneficio del paciente.

Ya Sigmund Freud , habló de la importancia de establecer una buena relación transferencial, o buen rapport, que tiene como sustrato un referendo de autoridad, centrado en el profesional actuante. Relación que juzgaba necesaria para poner en marcha el proceso de curación.

Para decirlo en otras palabras, el enfermo necesita mucho más que de un técnico, que repare el daño que la enfermedad provocó.

En innumerables circunstancias...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba