Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - SALA C, 3 de Septiembre de 2015 (caso CONS DE COPROP JERONIMO SALGUERO 3044 Y 3048 c/ NEVEMA S.A. s/MEDIDAS PRECAUTORIAS)

Fecha de Resolución: 3 de Septiembre de 2015
Emisor:SALA C
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA C 82624/2014 CONS DE C.J.S. 3044 Y 3048 c/

NEVEMA S.A. s/MEDIDAS PRECAUTORIAS Buenos Aires, de septiembre de 2015.- MCK Y VISTOS

Y CONSIDERANDO:

I) El juzgador a fs. 71 considerando acreditada la verosimilitud del derecho con la documentación aportada en autos, bajo responsabilidad del peticionante y previa caución juratoria -que entendió prestada con el escrito inaugural-, dispuso la traba del embargo preventivo sin monto sobre el inmueble sito en la calle J.S. 3044/3048 entre C. y G., planta baja y piso 1, matrícula 18-4668/38 de Capital Federal, siempre que el mismo se encuentre en cabeza de Nevema SA.

Contra dicho decisorio se alza la demandada quien fundó su recurso a fs. 94/98, y cuyo traslado fue contestado a fs. 100/102.

Alega la apelante –en líneas generales- que el magistrado ha decretado un embargo sin monto sobre un bien de su propiedad, sin siquiera ensayar una justificación ni hacer un análisis del cumplimiento de los requisitos ineludibles para ponderar el otorgamiento o no de cualquier medida cautelar. Agrega que en el caso presentado por el actor no hay verosimilitud del derecho ni elementos que puedan crear convicción alguna acerca de la existencia del peligro en la demora, y que siquiera se ha puesto en duda la solvencia de su parte.

II) Liminarmente, es útil recordar que las medidas cautelares han sido concebidas como un medio tendiente a impedir que el tiempo que insume el proceso torne ilusorio el eventual reconocimiento del derecho cuya protección jurisdiccional se pretende resultando viables en los juicios de daños y perjuicios cuando concurren los presupuestos Fecha de firma: 03/09/2015 Firmado por: B.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.L.D.S., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA C previstos en el art. 195 del Código Procesal (v. Fassi-Yañez, “Código...”, t. I, p. 87, nº 19; conf. C.. Sala C, R. 197.178, del 25-

6-996; id. R.217.849, del 17-4-997; id. R.225.327, 17-3-998; R.

299538 de Junio 2000).

Tiene dicho la Sala que las mismas no deben interpretarse en forma estricta sino, por el contrario, acordarse con amplitud de criterio, para evitar que los pronunciamientos que dan término al proceso resulten inocuos. Sin embargo, es necesario que concurran los requisitos de verosimilitud del derecho y peligro en la demora (Conf. C.. Sala C, R.1186, del 29-5-984; id. R.127.173, del 24-6-

993, entre otros).

Y en este aspecto, es sabido que la verosimilitud del derecho tiene relación con la fundabilidad de la pretensión que constituye el objeto del referido proceso principal, en el sentido de que debe entenderse como comprobación de la apariencia del derecho invocado, en forma tal que, de conformidad con el cálculo de probabilidades, sea factible prever que en el proceso principal se declarará la certeza de la pretensión (CNCiv. Sala e, 18-3-88 “Universitas Inst. De Enseñanza Supe. C/ Comisión Argentina de informática “ JA 1988-

III- síntesis).

III) Sentado ello, y en cuanto fondo del asunto, se advierte que,contrariamente a lo argumentado por el recurrente, se advierte que el juzgador ha sustentado su resolución en la documentación aportada en autos.

Y cierto es que, bajo los parámetros antes expuestos, en este larvario estado del proceso, de conformidad con lo que resulta de la documentación que luce a fs.49/54 la pretensión -en principio-

aparece fundada y el derecho invocado ostenta un grado de verosimilitud bastante para respaldar el dictado de la medida, apreciado ello con la provisoriedad propia del instituto precautorio.

Fecha de firma: 03/09/2015 Firmado por: B.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.L.D.S., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA C Recuérdese, que en el estado embrionario en que se encuentra el proceso, no corresponde un conocimiento exhaustivo y profundo de la materia controvertida, sino un análisis introductorio, encaminado a obtener un pronunciamiento de mera probabilidad acerca de la existencia del derecho discutido (CNCiv., S.C., R.262.542, del 16-

2-99; id.id., R.562.200, in re “F., G. c/D., N. s/ amparo”, del 9-9-10; id.id., R.575.898, in re “Monteferrario, N. c/ Sapite S.A. s/

incidente”, del 3-5-11 y sus citas).

También el peligro en la demora debe apreciarse con criterio amplio, a fin de que no resulten inocuas las decisiones judiciales que se pretende amparar. En este orden de ideas, se ha entendido que el “periculum in mora” como presupuesto de una medida cautelar- surge de la sola prolongación del proceso por un lapso más o menos largo ante el riesgo de que no pueda cumplirse el mandato judicial que reconozca el derecho del pretensor. (Sumario n°17667 de la Base de Datos de la Secretaria de Jurisprudencia de la Cámara Civil). (C..

Sala B, R.488277, en autos “GUERRIERO, J.R. y otro c/

MUTUAL RIVADAVIA DE SEG. DE TRANSPORTE PÚBLICO DE PASAJEROS s/ ART. 250 C.P.C. INCIDENTE CIVIL” del 27/09/07; íd. Sala D LL 1978-D-825, 34.881-S).

Lo expuesto, sella la procedencia de la cautelar apelada.

IV) Ahora bien, cuestión distinta es el tema de la magnitud o extensión del perjuicio, lo que, sin margen para la duda, gravita decisivamente en la cuantía hasta la cual resulta admisible la medida cautelar.

Más allá de la procedencia o no del embargo preventivo decretado sin monto, lo cierto es que en esta oportunidad, la demanda ya ha sido entablada –conforme lo que resulta del expediente n°

30716/2015 venido ad effectum vivendi-, por lo que corresponde analizar la cuestión según los términos del reclamo.

Fecha de firma: 03/09/2015 Firmado por: B.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.L.D.S., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA C En este sentido, la medida cautelar no puede exceder el derecho del peticionante y que debe ser proporcional a la deuda. E., sin que ello implique pronunciarse sobre cuestiones que serán materia de debate y decisión en la etapa procesal oportuna, efectuado un análisis provisorio de los elementos hasta ahora incorporados, valorados al solo fin de considerar la viabilidad del embargo pretendido y habida cuenta que toda medida de embargo es de por sí grave, por lo que la Justicia con arreglo al ordenamiento procesal vigente debe conciliar el interés del embargante y el del embargado, máxime en la especie, en que, por otro lado, no se encuentra “prima facie” acreditado el “quantum debeatur”, corresponde ajustar el embargo trabado en autos a la suma reclamada en el principal.

En orden a ello, el embargo decretado sin monto debe modificarse, y anotarse hasta la suma de $705.510,21 reclamada en el principal con más la de $100.000 que se presupuesta provisoriamente para responder a intereses y costas.

V) Finalmente, se agravia el apelante de la caución juratoria impuesta, solicitando que de confirmarse el embargo, se exija a la actora una caución real y en dinero no inferior al valor del local embargado.

Si la medida cautelar es la que protege la pretensión del actor sobre el derecho litigioso, la contracautela debe contemplar la efectividad del resarcimiento de los eventuales perjuicios que aquélla puede ocasionar, en caso de haber sido trabada indebidamente (conf.

Palacio, L.E., “Derecho Procesal Civil”, t.VIII, p.32, n°1233).

Es por ello que, en principio, ésta debe ser real o personal y no meramente juratoria, correspondiendo limitar la caución juratoria a los supuestos de máxima verosimilitud del derecho, como los previstos en los arts. 210, inc. 2º y 3º y 212, inc. 2º y 3º del Código Procesal. Mas de la mención de estos casos no cabe inferir la improcedencia de aquélla en otras hipótesis que manifiesten parecido grado de certeza, o Fecha de firma: 03/09/2015 Firmado por: B.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.L.D.S., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA C cuando las particularidades del caso así lo aconsejan (v. Fassi-Yañez, “Código Procesal...”, t. 2, p. 56, nº 5; conf. C.. Sala C, E.D.26-

516; id. Sala C, R.130.697, del 11-11-993; id. R.181.816, del 13-2-

996).

Y este último supuesto se da en el presente, que ante las particularidades de la cuestión y meritando que quien eventualmente ha de responder es un consorcio de copropietarios de propiedad horizontal, cuya solvencia emerge justamente por las distintas unidades funcionales que lo componen, deviene posible adoptar la solución excepcional de referencia.

Ello así, sin perjuicio de que en cualquier estado del proceso, la parte contra quien se hubiera hecho efectiva la medida cautelar pueda solicitar que se mejore la caución probando sumariamente que es insuficiente (v.art. 201 del Código citado).

VII) Por todo ello, SE

RESUELVE:

Modificar la resolución recurrida en cuanto hace al monto del embargo, y disponer que el embargo trabado según constancia de fs. 77 deberá modificarse, en el sentido de que éste debe anotarse por el monto de $705.510,21 con más la suma de $100.000 que se presupuesta provisoriamente para responder a intereses y costas, a cuyo fin, líbrese oficio al Registro de la Propiedad Inmueble. Con costas de alzada al recurrente vencido (Arts. 68 y 69 del C.. Procesal).

El Dr. A.J. no suscribe la presente por encontrarse en uso de licencia.

R., notifíquese en los términos de la Acordada N°.

38/13 de la CSJN, publíquese y oportunamente devuélvase.

B.L.C.O.L.D.S.F. de firma: 03/09/2015 Firmado por: B.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.L.D.S., JUEZ DE CAMARA

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA