Cóndores envenenados

 
EXTRACTO GRATUITO

En la Argentina, con frecuencia se ha dicho que el cóndor está en peligro de extinción. A nivel mundial no es así, porque la Unión Mundial para la Naturaleza lo categorizó como una especie "cercana a amenazada". Sin embargo, en algunos países su situación es crítica, como en Colombia, Venezuela y Ecuador. En el nuestro, hasta hace unos años, sus poblaciones gozaban de buena salud gracias a que muchos parques nacionales y reservas provinciales resguardan condoreras en apostaderos o áreas de nidificación. Pero, en las últimas décadas, recrudeció una ofensiva envenenadora. Ahora, su presencia está jaqueada. De ahí que el Servicio Nacional de Sanidad (Senasa) lleve un control de la venta de agroquímicos manteniendo alertas a los productores sobre lo que está prohibido o es de uso restringido.

El reciente episodio en la localidad de Los Molles (Departamento de Malargüe, Mendoza) se suma a otros que terminan demostrando que no son hechos aislados. Esto es preocupante porque, de continuar con esta tendencia, van a terminar por amenazarlo o extinguirlo regionalmente. Pensemos que los 34 cóndores envenenados en Mendoza duplican la población total de estas aves en Venezuela. Y representan la mitad de las de Ecuador.

Las sociedades rurales deberían demostrar su capacidad para resolver estos conflictos. Una posición inteligente apuntaría a revisar sus prácticas, ya que es sabido que hay una relación directa entre la cantidad de ganado muerto por predadores (pumas, zorros y perros cimarrones, entre otros) y la calidad del manejo de un campo ganadero.

Los campos con menos presión de pastoreo tienen más diversidad y cantidad de plantas que refugian y dan comida a las presas naturales de los pumas y zorros, por ejemplo.

Para un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA