Los condicionantes para la reelección de Macri

Apenas el 9% de los argentinos dice que la situación general del país es buena. El 70% sostiene que estamos peor que un año atrás. Estos datos surgen de las encuestas nacionales de carácter mensual que realiza Poliarquía Consultores hace más de 15 años. Otros indicadores de estas investigaciones muestran que los argentinos que confían en que el año próximo la situación mejorará se redujeron al 36% luego de promediar 55% durante 2016 y 2017. En los últimos cinco meses se han observado los peores cinco registros de la percepción sobre la situación económica del país de los últimos 14 años. A su vez, solo el 30% de los ciudadanos manifiesta que su situación económica personal es positiva y un mero 5% sostiene que su economía familiar está mejor que 12 meses atrás. El Indice de Confianza del Consumidor tuvo una caída del 8% en enero y alcanzó el segundo valor más bajo desde 2002. Por su parte, los datos oficiales señalan que la inflación de 2018 orilló el 50% y posiblemente, cuando finalice 2019, habremos estado en recesión tres de los últimos cuatro años. Un dato más: .Muchos estudiosos de los factores que determinan la forma y las razones por las cuales la gente vota dirían, frente a este cuadro de situación, que la suerte está echada: que en democracias plenas es casi imposible para los oficialismos obtener la reelección en este contexto. Pero la excepcionalidad argentina podría darse también en este plano. Al día de hoy, el presidente mantiene altas chances de ser reelegido. Nos encontramos frente a un escenario electoral que se presenta competitivo y con final abierto.¿Cómo puede entenderse esta aparente contradicción? Los motivos son múltiples, pero el principal está vinculado a la estructuración de la oposición. Una de las principales razones por las cuales Macri ganó en 2015 fue porque , con su fracción principal bajo el liderazgo de . La principal razón por la que Macri puede ser reelegido este año es porque el peronismo sigue dividido y su sector más amplio continúa bajo el mando de la exmandataria. Frente a un peronismo unificado y que no se encontrase dominado políticamente por Fernández de Kirchner, el panorama electoral sería, muy posiblemente, mucho más desafiante para . Esta atomización de la oposición no implica que tanto el kirchnerismo como el Peronismo Federal no estén en condiciones de ganar la elección. Pueden, dependiendo de las circunstancias que se den en los próximos meses, triunfar a pesar de presentarse divididos...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba