Condenan a un ex jefe de la Armada por espionaje

 
EXTRACTO GRATUITO

El almirante Jorge Godoy, ex jefe de la Armada, fue condenado ayer a la pena de dos años de prisión en suspenso por haber conocido las tareas de espionaje que la fuerza realizó entre 2002 y 2006 sobre políticos, dirigentes, periodistas y otros civiles, y no haber detenido esas prácticas ilegales. La sentencia, impuesta por el juez federal Sebastián Casanello al cabo de un juicio oral correccional, alcanza también al subjefe del Estado Mayor Conjunto de la Armada almirante Benito Rótolo, condenado a un año y ocho meses en suspenso, también por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Al dictar sentencia Casanello ordenó además que los ex jefes de la Armada deberán hacer un curso sobre "derechos humanos y derecho constitucional". Además les envió oficios al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo para que contemplen dictar nuevas leyes que castiguen a los funcionarios que omitan evitar el espionaje ilegal, si es que se comprueba que no tomaron los recaudos necesarios para evitarlo.

Si bien aún no se conocen los fundamentos del fallo (se difundirán el 25 de marzo), por el tenor de lo decidido por el juez es posible establecer que Casanello entendió que está probado que los jefes de la Armada sabían que se desarrollaban estas tareas de inteligencia de un modo permanente, sistemático y habitual, y no hicieron nada para que ello no ocurriera. Es decir que, para el juez, actuaron con la intención necesaria para delinquir.

El fiscal federal Fernando Gélvez y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que actuó como querellante, había pedido que Godoy y Rótolo fuesen condenados a dos años de prisión por abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios públicos.

Godoy y Rótolo estaban acusados de impartir órdenes e instrucciones a sus subalternos para que desarrollen tareas de inteligencia vedadas por las leyes de defensa nacional, de seguridad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA