La condena a Felisa Miceli, otra oportunidad perdida

 
EXTRACTO GRATUITO

Felisa Miceli se ha convertido en la primera ministra del kirchnerismo en ser condenada por un hecho de corrupción. La ex ministra de Economía recibió una pena de tres años de prisión en suspenso y seis de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Deberá, además, depositar los 100.000 pesos descubiertos por la policía en el baño de su despacho, en junio de 2007, que dieron origen a la causa judicial. Se los encontró allí junto con 31.670 dólares, aunque este último monto no formó parte de la acusación por la que fue condenada e integra una causa aparte por presunto enriquecimiento ilícito.

La ex funcionaria nunca pudo probar el origen del dinero hallado durante una inspección policial y que ella atribuyó al préstamo de un hermano y de un amigo. Se tejieron diversas hipótesis, como una eventual coima destinada a ella, o bien a otra figura del Gobierno, por lo cual ella sólo habría cumplido el papel de intermediaria, o la posibilidad de que se tratara de dinero de la entonces ministra que no estaba declarado y que, por lo tanto, ella no podía reconocer como propio.

En 2012 se la condenó a cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo por encubrimiento agravado, sustracción y ocultamiento de documento público al haber intentado sustraer el acta policial que se labró tras la inspección a su despacho.

Tras la apelación de Miceli ante la Cámara de Casación, la Sala II, integrada por dos magistrados cercanos al Gobierno, resolvió que, pese a estar bien condenada, la pena de cuatro años carecía de los fundamentos necesarios, por lo cual otro tribunal debía expedirse. Así votaron los jueces Ángela Ledesma y Alejandro Slokar. En cambio, Liliana Catucci votó en disidencia. Debido a ese fallo, intervino el Tribunal Oral Federal N° 1, que el lunes de la semana pasada la condenó a tres años de prisión en suspenso.

Sollozando, Miceli manifestó el día de la condena: "Sería una tremenda injusticia que yo vaya presa, estoy arrepentida de haber llevado el dinero, fue un error. Nunca jamás voy a ocupar un cargo público".

El año en que se descubrió su dinero, 2007, fue aquél en que comenzaron a revelarse los primeros grandes escándalos del kirchnerismo, como el del presunto pago de coimas y sobreprecios en la ampliación de gasoductos, conocido como el caso Skanska, y el de la valija con 800.000 dólares secuestrada en el aeropuerto de Ezeiza al ciudadano venezolano Guido Antonini Wilson.

Al lado de esos escándalos y de otros como los del ex secretario de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA