Conclusiones

Autor:Santiago Medina
Cargo del Autor:Director de Tesis
Páginas:103-118
RESUMEN

1. Enfoque intrazona del Mercosur. 2. Enfoque extrazona del Mercosur. 3. Síntesis final. 4. A modo de colofón: ¿Derecho económico vs. Derecho comercial?.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 103

Recapitulando sobre lo expuesto al inicio y a través de la visión de algunos de los sistemas imperantes en otros países y en el derecho comunitario, se pueden abordar diversas conclusiones que básicamente -a mi juicio- conviene analizar a partir de dos planos o esferas distintas, según se trate de los acreedores y/o deudores intrazona o extrazona del Mercosur.

1. Enfoque intrazona del Mercosur

En un contexto como el planteado, en materia de integración jurídica, en los denominados procesos de integración regional aduanera, el mercado común, como el que se pretende lograr con el Mercosur, aspira a suprimir las fronteras para permitir la libre circulación de personas, capitales, bienes y servicios, relativizando aspectos fundamentales de la soberanía estatal, entre los que destacan, entre otros: a) la condición de los extranjeros, b) el régimen jurídico de los comerciantes y las sociedades y, dentro de esta área, la regulación del fenómeno de la insolvencia y de la situación de crisis de las empresas.

Vimos que en las áreas integradas la actividad desarrollada por los agentes económicos, así como sucede en el ámbito interno, puede provocar situaciones de crisis empresarias que, eventualmente, desemboquen en las denominadas insolvencias transfronterizas. Esta situación se ve fundamentalmente potenciada ante el intercambio comercial creciente, principalmente entre Argentina y Brasil, ocurrido desde 1985 hasta la fecha, por me-Page 104dio de emprendimientos conjuntos llevados a cabo bajo distintas formas y estructuras de organización, como asociaciones, inversiones financieras, joint ventures, sucursales, fusiones, adquisición de empresas, etc.

Así las cosas, y toda vez que la insolvencia transnacional afecta el buen funcionamiento del mercado internacional, parece necesario que se adopten medidas de coordinación respecto del activo del deudor insolvente. Por otro lado, para el buen funcionamiento del mercado interior, es necesario evitar que las partes encuentren incentivos para transferir bienes o litigios de un Estado miembro a otro en busca de una posición jurídica más favorable. Tales objetivos no pueden alcanzarse de forma suficiente a nivel nacional, por lo que se justifica una acción a nivel regional.

Frente a ello podemos hablar de "armonización" o "unificación" de las legislaciones. Cabe señalar al respecto que, si bien los términos "armonización" y "unificación" pueden ser empleados en forma indistinta, es sin embargo necesario que ambos vocablos sean diferenciados, dado que tienen distinto alcance. Una verdadera unificación podría implicar la adopción de un texto común y, en ocasiones, hasta su aplicación directa por los tribunales locales o su revisión por un tribunal supranacional.

Contrariamente, el concepto de armonización se presenta caracterizado por su mayor flexibilidad y no necesariamente implica la adopción de un texto uniforme. Así pues, observamos que en materia de integración jurídica hay escalas, grados que van desde la coordinación, la armonización, la aproximación, hasta llegar a la unificación.

A nivel Mercosur, el contexto de una economía sin obstáculos presupone la disminución, la desaparición de las disparidades legislativas que pueden afectar el correcto funcionamiento del mercado y de la actividad de los operadores jurídico-econó-Page 105micos. La superación de las asimetrías jurídicas determina la exigencia de la elaboración de una plataforma normativa unitaria dentro de aquellas áreas que, sea por su sensibilidad o por su vinculación con las cuestiones económicas, precisan encaminarse hacia su convergencia.

Hay una íntima vinculación entre el nivel de institucionalización como de los objetivos propuestos por el espacio integrado y el nivel de integración jurídica necesaria para su desarrollo. En efecto, si lo que se pretende es la conformación de un mercado común, el tema de la insolvencia internacional deviene de inexorable tratamiento legislativo mancomunado.

En todo caso, la unificación supone la adopción de normas comunes o únicas por los Estados que conforman determinado espacio jurídico, mientras que la armonización y la aproximación suponen el mantenimiento de las peculiaridades de cada legislación nacional. Una elimina las diversidades, otra las mitiga. Para optar por una u otra vía habrá que analizar, comparar los contenidos de los derechos estaduales que, además de los objetivos del esquema, son los que marcarán la elección de la metodología de armonización legislativa más adecuada.

Cabe recordar que en el Tratado de Asunción del 26 de marzo de 1991, según surge de la primera parte del art. 1º, se ha previsto la conformación de un mercado común entre la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, para alcanzar la libre circulación de los bienes, de los servicios, de los factores productivos, la determinación de un arancel externo común, la coordinación de una política macroeconómica y sectorial. Asimismo, en la última parte de la disposición mencionada, se prevé que la realización de un espacio económico común implica la necesidad, el compromiso de proceder a la armonización de las legislaciones nacionales en las áreas pertinentes.

Cabe observar que, de conformidad con las características propias de los procesos de integración, lo óptimo es dotar dePage 106 contenidos similares a los derechos internos de los Estados, pues la armonización de las regulaciones en áreas pertinentes como un elemento de política legislativa es una alternativa para lograr avances significativos en un contexto de integración económica. No debe descuidarse la importancia del nivel institucional alcanzado, y la resistencia del área a armonizar es un aspecto que debe ser superado.

No comparto la posición que sostiene que los tratados o convenciones internacionales multilaterales sobre procedimientos concursales son imposibles o no conducen a buen destino, y que la solución sea la adopción de la Ley Modelo de la UNCITRAL que redundaría en mayor seguridad jurídica a fin de facilitar las inversiones y las transacciones17. Creo que, frente al contexto mundial de la globalización y la transnacionalización de las empresas, el acento puesto sólo en la cooperación internacional entre jueces y representantes de procedimientos concursales se revela insuficiente.

Page 107

No resulta superfluo reiterar que dentro del Mercosur la situación es sumamente compleja, tal como se describió en capítulos anteriores: tres de los cuatro países que conforman el área se encuentran vinculados por los Tratados de Montevideo de 1940, que son la República Argentina, la República del Paraguay y la República Oriental del Uruguay; Brasil, en cambio, pertenece a la esfera del Código de Bustamante.

Las normas de fuente interna que regulan la insolvencia internacional, si bien se sostienen sobre principios básicos idénticos, ostentan disparidades legislativas considerables. Baste como ejemplo mencionar que la República Argentina ha incorporado el procedimiento del salvataje de empresas dentro de la ley Nº 24.522, cuyo texto se mantiene en la nueva ley, mientras que los tres restantes países no tienen legislada la institución dentro de sus sistemas jurídicos.

Como corolario del trabajo desarrollado surgen las siguientes conclusiones: por un lado, a nivel internacional vemos que es muy difícil proceder a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA