Comunicación y Justicia

Autor:Rosa Beatriz Mercado

La discusión sobre la relación de comunicación y justicia es ampliamente abordada en investigaciones y encuentros científicos tanto en América Latina como en Europa por la importancia en el rol de mediación con la sociedad civil que tienen los medios masivos y su papel en la producción de sentidos. En Argentina este debate se da en el orden académico y también está instalado en el espacio público, aunque desde posiciones asimétricas y disonantes. Mientras que la comunicación ha adquirido, a lo largo del tiempo, un estatuto multidimensional para el fortalecimiento de la ciudadanía, la administración de justicia aparece con una imagen debilitada en la opinión pública. La centralidad que han ido conquistando progresivamente los medios dentro de la esfera pública, en parte se debe al déficit de representatividad que han ido cediendo algunos sectores, entre los que podemos mencionar al Poder Judicial. Esta ausencia de estrategias para discutir con la comunidad los temas judiciales lo ha llevado a alejarse de la ciudadanía y a no cumplir con el mandato de publicar los actos de gobierno como lo hacen el poder ejecutivo y el legislativo. Son los periodistas los que hablan en su nombre y las audiencias toman posiciones en el castigo, la sanción, la victimización o la estigmatización de personas y lo hacen mucho antes del resultado de un fallo. Los medios ayudan a la construcción de las representaciones sociales y con ello a la construcción de la realidad

La vinculación de estos dos grandes campos: comunicación y justicia tiene su génesis desde el conflicto. Los tiempos, las lógicas de producción de discursos y las entradas al proceso no solo son diferentes, más bien son antagónicas. En tanto que la justicia debe tomarse largos tiempos para resolver un juicio, los periodistas tienen pocos minutos para relatar los hechos. El discurso jurídico, como otros, es un tipo particular de juego de lenguaje. Tiene determinadas reglas y procedimientos que lo guían y que le son propias a su naturaleza como discurso. Mientras que los periodistas entran al proceso en cualquiera de sus etapas, sin conocimiento del derecho y sin el uso del lenguaje técnico, los profesionales de la justicia se han preparado para ello. Sin embargo tienen una conducta de poca exposición mediática y prefieren hablar desde sus sentencias. Como no hay una estrategia de comunicación acordada entre periodistas y jueces aparecen los discursos interesados de las partes y de sus respectivos...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba