La competitividad, en el centro del debate entre los industriales

 
EXTRACTO GRATUITO

En los pasillos de los eventos suelen encontrarse más verdades que en los atriles. Y ayer en los de la Unión Industrial Argentina (UIA), que abrió sus puertas para un seminario sobre el financiamiento para las pymes del sector, se escuchaban tres palabras: Movicom, Techint y dólar.

"A la obra pública le decían Movicom, va con el 15 adelante", se confesó una semana atrás Héctor Méndez, ex presidente de la entidad fabril. Anteayer se retractó. "No me consta", dijo ante el fiscal Federico Delgado. "Al gordo [por Méndez] le gustan los titulares, el perfil alto. Pero no se dio cuenta de que esta declaración era vinculante", bromeó un peso pesado de la UIA. Sobre la empresa de Paolo Rocca y su pelea con el gobierno cordobés y sus socios chinos algunos festejaban. "¿No viste a Fantino el otro día? [Juan] Schiaretti lo salió a matar y la mesa lo defendía", interpretó otro.

Pero el centro del debate público, abierto por el Gobierno, fue la competitividad. "Tenemos que ver cómo hacemos para acoplarnos a los precios internacionales", sorprendió al auditorio repleto el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, ex director ejecutivo de la UIA hace sólo seis meses. "Tenemos que trabajar fuertemente la competitividad. En los últimos cinco años hubo un desacople entre la economía nacional y la internacional. Hay precios internos distorsionados y eso afecta la competitividad y afecta a los consumidores", agregó Etchegoyen, que incluso pidió a los presentes que "no se asusten" mientras agitaba sus pies abajo de la mesa y leía sus anotaciones.

"Los precios son formas de integrarnos con el mundo. Pero no es posible cualquier integración. Tiene que favorecer el empleo", matizó el funcionario, que pidió "asegurar la competencia en toda la cadena". Claro que Etchegoyen encontró que los actuales problemas de competitividad tienen una responsabilidad compartida. Según dijo, el Gobierno debe ofrecer estabilidad macroeconómica, un marco impositivo coherente, disponibilidad energética y una baja de costos laborales no salariales. Con esta última premisa, Etchegoyen envió un guiño al sector que viene quejándose por la suba del ausentismo y los altos valores por trabajador que piden las ART.

Etchegoyen reclamó a los empresarios "trabajar fuerte en la competitividad puertas adentro", con más inversión...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA