Habrá competencia para venderles electricidad a los autos

El Gobierno saldó por el lado de la competencia la efímera pelea que había comenzado a disputarse entre compañías petroleras y empresas de distribución de energía para quedarse con el suministro de electricidad a los vehículos eléctricos, un negocio que promete crecer en los próximos años.

Semanas atrás, el ENRE, el ente que regula el negocio eléctrico, le envió una nota aclaratoria a Edesur, dueña de la concesión eléctrica en la Capital Federal y parte del Gran Buenos Aires. El organismo rechazó de plano el pedido de la empresa, que había rechazado la instalación de estaciones de carga de electricidad por parte de la petrolera YPF, la mayor empresa del país, una iniciativa que lanzó en la primera parte del año, confirmaron a LA NACION dos fuentes públicas.

La semana pasada, en la presentación de la primera estación de carga operativa para vehículos 100% eléctricos, que está en la casa matriz de Edesur, Maurizio Bezzeccheri, country manager de ENEL en el país, había confirmado la nueva disposición del ente regulador.

Edesur, una empresa de la italiana ENEL (a su vez, un gigante mundial del negocio eléctrico), había cuestionado que si la petrolera continuaba con sus planes se estaría violando su contrato de concesión, que le otorga la exclusividad de la venta de electricidad en su zona.

El 8 de agosto pasado, Mariano Guaita, gerente de Asuntos Legales de Edesur, le envió una nota al ENRE en la que le recuerda que, tal como estipula su contrato, Edesur tiene la "concesión del servicio de distribución y comercialización de energía eléctrica con exclusividad en el área de concesión delimitada por ese contrato".

Y para despejar por completo alguna duda residual, la empresa aclara más adelante en el documento enviado al ente regulador que "nadie puede vender ni subdistribuir en cualquier forma la energía eléctrica que la distribuidora suministre". Es decir que, eventualmente, YPF no puede tomar energía de la red para luego revenderla a sus clientes.

El ENRE rechazó de plano su planteo y le aclaró que la venta de electricidad a vehículos será encuadrada como negocio no regulado, a diferencia de lo que ocurre con la distribución de energía. En otros términos: poco tendrá que ver el organismo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba