Arbitraje comercial internacional en el ámbito del derecho mercantil en Cuba

Autor:Pedro P. González Martínez
Cargo:Profesor de Derecho Mercantil
RESUMEN

En el presente trabajo se realizo un estudio básico de los temas relacionados con el Arbitraje Comercial Internacional en el ámbito del Derecho Mercantil a nivel internacional y en Cuba , a partir de su evolución, de la naturaleza jurídica y el régimen de las regulaciones vigentes en esta materia. Pretendimos extraer de ello una visión no solo del fenómeno de la regulación internacional del Arbitraje Comercial Internacional sino de hasta que punto la ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

I. Introducción

Para un sector importante de la doctrina moderna, el arbitraje se ha convertido en un instrumento práctico e idóneo para la solución de relaciones comerciales, por lo que, en cierta medida, se observa una tendencia a la creación y mayor utilización de Cortes de Arbitraje, y a sustraer estos asuntos del conocimiento de los tribunales ordinarios. Esto se debe a que el arbitraje ha demostrado su eficiencia e idoneidad para intervenir en la solución de los conflictos derivados de las relaciones mercantiles tanto nacionales como internacionales, al extremo que más que una vía para reclamar derechos y solucionar litigios o pleitos (como los tribunales), es considerado en la actualidad como una institución de auxilio al comercio internacional, por su especial contribución a crear un clima de confianza sobre la base de la seguridad jurídica de las relaciones mercantiles internacionales.

El llamado Arbitraje Comercial Internacional es aquel en que al menos uno de sus elementos debe tener puntos de conexión con ordenamientos extranjeros. El Arbitraje Comercial Internacional ha posibilitado la elabora¬ción de normativas independizadas, en todo lo posible, de las legislaciones nacionales, sus jurisdicciones y los sistemas de conflictos de leyes, viabilizando mediante los Laudos que se dictan por los distintos órganos, la elaboración de un sistema jurídico propio e independiente según el ejercicio de la autono¬mía de la voluntad de las partes, los usos de comercio y las costumbres institucionalizadas por organizaciones internacionales de prestigio.

En Cuba el Arbitraje como en todos los países se aplica, sobre la base de una legislación acorde con los preceptos del Derecho Mercantil, para resolver los conflictos que pueden surgir en las relaciones precontractuales y contractuales de carácter comerciales; como forma de solución de conflictos en que está presente el elemento extranjero , que luego de una evolución paulatina, llegó a la actual que es el Decreto Ley 250 de 2007, de la Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional y las normas complementarias, que dictó el Presidente de la Cámara de Comercio de la Republica de Cuba.

De lo anterior se desprende la importancia para los empresarios y juristas cubanos de dominar y usar eficazmente las posibilidades que brinda el Arbitraje Comercial Internacional en el marco de los Convenios suscritos por nuestro país en la materia. El Desarrollo del Trabajo consta de 2 Partes la primera dedicada a los Elementos Teóricos Básicos del Arbitraje Comercial Internacional y la segunda sobre el entorno legal del Arbitraje Comercial Internacional en Cuba.

II DESARROLLO

  1. Elementos Teóricos Básicos acerca del Arbitraje Comercial Internacional,

    Naturaleza del Arbitraje y Régimen jurídico Internacional

    Podemos partir del Concepto de Arbitraje comúnmente aceptado que lo refiere como aquel Procedimiento heterocompositivo, extraprocesal, fundado en el principio de la autonomía de la voluntad, en el cual las partes someten a un particular (árbitro), sus diferencias, bajo la tutela del principio erga ormes basado en el caso del arbitraje comercial en el Ius mercatorum o lex mercatoria. Al mismo tiempo se plantea que el Arbitraje Comercial Internacional es aquel en que al menos uno de sus elementos debe tener puntos de conexión con ordenamientos extranjeros. Por ejemplo la nacio¬nalidad, el domicilio o residencia de las partes, el derecho sus-tantivo o formal aplicable, la sede y otros de menor relevancia como pueden ser la nacionalidad de los árbitros, de la mercancía y el lugar de conclusión o ejecución del contrato

    Con relación a la naturaleza jurídica del arbitraje, existen dos tendencias, una que refrenda que su origen es contractual otra que es jurisdiccional. (1)

    Según la concepción jurisdiccional el arbitraje privado ofrece características similares a la propias de la actividad jurisdic¬cional ordinaria y encuentra su fundamentación en las particula¬ridades presentes en ambos procedimientos por lo que Equiparan al arbitro en su función decisoria al juez, asimilando el laudo con la sentencia.

    Por el contrario, la tesis contractual enfatiza la libertad de que disponen las partes en el arbitraje para darse el procedi¬miento, escoger los árbitros que sólo encuentran justificación para actuar en el concurso de voluntades que las partes involu¬cradas en el conflicto logran para montar el esquema arbitral, en esencia Se equipara por tanto la naturaleza del arbitraje a la de un contrato privado.

    Como quiera que ambas posiciones tienen elementos ha favor y en contra ha surgido la llamada tesis mixta o eclectica concluye que es en su origen un negocio de derecho privado, pero al carecer en ocasiones de coercibilidad, se necesita auxilio del poder judicial. Expone que la base jurídica del arbitraje reviste un carácter contractual previo en tanto que la actividad jurisdiccional que aquélla desencadena está permeada de una evidente naturaleza procesal; o sea, que el contrato de Derecho Mercantil que implica la cláusula compromisoria genera efectos procesales.

    Se menciona por la doctrina y están reflejadas asimismo por numeroso Instrumentos Jurídicos sobre el tema tanto nacionales como Internacionales, 4 vías que permiten acceder al Arbitraje Comercial internacional : (2)

    Cuando el arbitraje surge para las partes de su propia voluntad, ésta se puede manifestar de tres formas: mediante la Cláusula Compromisoria, el Pacto o Compromiso Arbitral y la Típica Sumisión.

    La cláusula compromisoria

    Es un pacto o compromiso arbitral incluido en un contrato. Constituye la manera más frecuente de formalizar el arbitraje, a partir de lo que recomiendan instituciones especializadas y de su inclusión en contratos tipos y condiciones generales; se ha difundido mucho internacionalmente.

    El pacto, compromiso arbitral o acuerdo de arbitraje

    Constituye un documento en que las partes deciden someter al arbitraje las controversias surgidas o que puedan presentarse en ellas. Suele ser posterior al contrato y surge a falta de la cláusula compromisoria o por preferencia sobre ésta.

    El acuerdo de acudir al arbitraje para dirimir las discordias entre las partes o socios, puede estar incluido en el convenio de asociación o constituir un acuerdo por separado, aunque es más frecuente la primera forma, recomendada por manuales de organismos especializados, ya que resulta más práctica.

    La sumisión

    Resulta otra vía de formalización voluntaria del arbitraje; se manifiesta para el actor o demandante por el solo hecho de presentar la demanda, y para el demandado mediante la realización de actos procesales que muestren su decisión voluntaria de someterse a la jurisdicción de la Corte, ante la cual ha sido demandado, o también comunicando, expresamente a dicha Corte, su conformidad en someterse a la misma para el asunto objeto de la demanda.

    Otra de las formas en que el arbitraje surge para las partes es en virtud de un Acuerdo o Tratado Internacional, que los vincule por decisión de los Estados a los que pertenecen: es el llamado arbitraje obligatorio, que constituye en esos casos una verdadera jurisdicción.

    Las cuatro vías para la formalización del arbitraje comercial internacional (cláusula compromisoria, pacto arbitral, sumisión, y en virtud de convenios internacionales), están recogidas en los artículos 9,11 y 12 del Decreto-Ley Nro. 250, de 30 de julio de 2007 “De la Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional”.

    Son múltiples las fórmulas utilizables para formalizar el conve¬nio arbitral en el derecho , por ello es importante realizar un análisis de la materia en relación con los siguientes factores o circunstancias:

    En la redacción de un convenio arbitral tiene importancia dife¬renciar entre el contrato de comercio corriente de importación y el de exportación porque no debe perderse de vista que lo funda¬mental del arbitraje es facilitar su ejecución y debe someterse el conflicto, a veces, en el país de la parte extranjera donde existan bienes localizables y de factible embargo siempre con la ayuda de la Convención de New York de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA