Comenzar de nuevo, el reto de Del Potro

 
EXTRACTO GRATUITO

"Mi carrera puede empezar de nuevo", aventura, entre sollozos, Juan Martín del Potro, en el Ken Rosewall Arena de Sydney, a más de 11.000 kilómetros de Tandil, pero mucho más cerca de sus deseos, de sus sueños. Se desahoga el argentino, libera tanta tensión contenida, expulsa los demonios, escupe la bronca. Se cubre el rostro con las manos, mira al cielo; la mente es una película de Fellini. Sonríe, llora. En casi once meses de inactividad, llegó a plantearse diversos escenarios y no necesariamente positivos. La muñeca izquierda no le respondía y es probable que siga padeciendo dolores en los próximos meses, pero ningún resultado -en la madrugada de hoy se medía con el italiano Fabio Fognini- le quitará la sensación de haber regresado al tour, de haberse vestido nuevamente como tenista, de pegar latigazos dentro del court, de palpar lo agradable y lo malicioso de la adrenalina. La preocupación era demasiado grande y la alarma aturdía cada día más. Pero después de interminables 321 días, el campeón del US Open 2009 volvió y lo hizo con autoridad, con soltura. Y también ganó: fue por 6-3 y 7-6 (4) frente al ucraniano Sergiy Stakhovsky (69°), aquel que en 2013 eliminó en la 2a rueda de Wimbledon al suizo Roger Federer. Pero está claro que, en este escenario prematuro, lo menos trascendente es el resultado. Aquí, lo valioso, es que la maquinaria del ex número 4 del mundo volvió a funcionar.

Con un físico más espigado del que lució hace unas 11 semanas en el arranque de la pretemporada en Cariló, en su primer examen oficial desde febrero pasado Juan Martín pareció no haber perdido la memoria. Tomó inteligentes decisiones en los puntos complejos y martilló a su rival con el saque y el drive. No dejó de pegar el revés de dos manos, el tiro que tanto lo perturba cuando la muñeca le duele (utilizó un medical tape en la zona), aunque también lo hizo con slice y se posicionó para pegar la derecha invertida. Por momentos careció de coordinación fina en los desplazamientos, pero es una virtud que recuperará con la competencia. "Tuve un año horrible. Estuve mucho tiempo en casa, viendo cómo el resto jugaba los torneos. Eso es muy triste. Yo debería haber estado ahí con ellos, tratando de ganar un Grand Slam de nuevo. Pero estaba en casa tratando de recuperar mi muñeca. Me siento joven y trataré de seguir jugando todo el tiempo que pueda", explicó Del Potro en Sydney, a corazón abierto, tras su primer éxito en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA