Comentario sobre la Sentencia de la Corte Suprema de Justicia sobre el "desmonte y la tala"

Autor:Norma H. Rozadas
RESUMEN

Seguro que muchos de ustedes no conocen a Francisco Mendes Filho

 
EXTRACTO GRATUITO

Seguro que muchos de ustedes no conocen a Francisco Mendes Filho, pues bien, yo tampoco lo conocía hasta que comencé a buscar información sobre el “desmonte de bosques nativos”.

Don Francisco fue un sindicalista brasileño, famoso por su defensa hacia la ecología, defendiendo a los recolectores de caucho del Amazonas, y que luchó contra los hacendados que quemaban la selva para convertirla en pasto. Ganó un premio de la ONU y viajó a los Estados Unidos para exponer sus conocimientos y convicciones. Pero su lucha duró poco, en diciembre de 1988 fue muerto en su casa por el hijo de un hacendado. Tras su muerte se logró establecer con el gobierno las “reservas forestales”, que se prestara más atención a los estragos que hacían con la selva, y tanto el ex presidente José Sarney como Fernando Collor de Mello se comprometieron en seguir la lucha.

Pero en Argentina, necesitaremos un “Francisco Mendes Filho” para que los gobernadores pongan fin al desmonte. Me parece que no. Sin embargo algo parecido está sucediendo con nuestros “hermanos indígenas” y con los pequeños productores, que viven desde tiempos remotos en estas tierras, son su terruño, su medio ambiente.

Hoy la Corte Suprema de Justicia con la medida adoptada “cese de tala y desmonte” fundada en el principio precautorio, es una brisa de aire fresco para tanto maltrato al territorio y al hombre.

Ahora bien, lo correcto hubiera sido pedir explicaciones al ex gobernador Juan Carlos Romero, quien entre setiembre de 2004 y diciembre de 2007 autorizó 191 pedidos de desmonte en 807.509 has. En esa época se juntaron más de un millón de firmas en reclamo de la Ley de Bosques, la que fue “cajoneada” hasta el siglo XXI. Lo que no cajonearon fue el avance de la agricultura-sojera-, de la ganadería, de la explotación minera y de la madera y el avance de las obras de rutas y puentes, sin controles previos del “impacto ambiental”.

Ahora quienes se presentan ante la Corte expresan libremente “la culpa es de Romero”. Pero dónde estaban ellos cuando Romero daba vía libre a los desmontes. Con gran atino la Corte respondió que “la continuidad jurídica del Estado hace que el nuevo gobierno tenga que responder igual por lo ocurrido”. Lo que me hace pensar que los señores que ahora están al frente de los gobiernos provinciales poco saben de leyes.

Qué podemos decir del Fiscal salteño Ricardo Casalí Rey, que observó la intervención de la Suprema Corte...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA