Un combate innecesario, una derrota inútil

 
EXTRACTO GRATUITO

¿Por qué se sometió Cristina Kirchner a una tremenda derrota política que estaba anunciada desde el principio? ¿Supuso, acaso, http://www.lanacion.com.ar/1593235-corte-suprema-fallo-reforma-consejo-de-la-magistratura¿Creyó que sus presiones personales a los magistrados http://www.lanacion.com.ar/avance-sobre-la-justicia-t49250En rigor, la Corte nunca debió ser colocada en el rol que cumplió ayer. Nunca debió establecer si el capricho de una presidenta es constitucional o no. No lo será, casi por definición. Ese tribunal está para laudar sobre casos más confusos y complejos que afectan los derechos de los ciudadanos.La derrota presidencial de ayer se traduce en que no habrá elección popular y partidaria de los miembros de la Magistratura, y en que sus disposiciones sobre la integración del Consejo son inconstitucionales. Al final, nada de lo referido a las reformas de ese organismo clave es válido.Debe agregarse que también los cambios que virtualmente eliminaron las cautelares están frenados por decisiones de jueces de instancias inferiores. La derrota es inmensa en términos políticos, porque la Presidenta pasó gran parte de este año elogiando reformas que han muerto antes de nacer. Tampoco podrá nacionalizar las próximas elecciones, que son distritales. La elección de los consejeros las hubiera nacionalizado.Cierta idea de una revolución del orden político, nunca prometida en elecciones presidenciales, naufragó ayer definitivamente. Revolución que expresa sólo cambios en beneficio del grupo gobernante y ninguna inspiración social o política más amplia. Las causas de un combate innecesario, y de una derrota inútil, nunca fueron precisadas, más allá de una retórica que chocaba contra la simple redacción de las leyes reformistas.Existe, es cierto, la necesidad presidencial de disciplinar a los jueces en tiempos abundantes en denuncias de corrupción que afectan a funcionarios kirchneristas y al propio matrimonio Kirchner. Y preexiste la decisión de Cristina de vengarse de una justicia que le impidió el festejo épico del 7-D y que, además, le frenó la confiscación del predio de Palermo de la Sociedad Rural. Esta última es una cuestión ideológica, que conlleva también resabios de revancha por la guerra perdida en 2008 con el campo. El 7-D se explica, de igual modo, en la venganza porque el Grupo Clarín se proclamó independiente del Gobierno, aunque también prevalece en este caso la intención política de desmembrar el multimedios periodístico más importante del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA