Códigos adolescentes: un estilo propio para conquistar el verano

RESUMEN

Los chicos suelen reunirse en los mismos lugares tanto en la playa como a la noche; poseen sus propias formas de comunicarse y están hiperconectados para enterarse de fiestas y conocer gente

 
EXTRACTO GRATUITO

PUNTA DEL ESTE.-. Cinco de la tarde. Recién hace un par de horas que se levantan. Regresaron de hacer puerta en el bar Hay Agite , a las 6 de la mañana, hora máxima fijada por los padres de una de las chicas que las alojan en la casa del El Chorro. Ellas son Julieta, Sol y Sofía, amigas del colegio. Tienen entre 15 y 16 años. Vestidas con shorts y polleras plato, tops, camisolas y ojotas con plataformas, se unen al resto de su grupo e inmediatamente se conectan al Wi Fi del parador para chequear el WhatsApp. La playa elegida es Bikini, en Manantiales y se asemeja a una "pingüinera" donde malones de adolescentes apoltronados en un mismo radio se escudriñan o conversan.

Como es de esperar, estos ritos se diferencian del resto de los de otros veraneantes. Con la última cámara de moda, se toman selfies. Las Go Pro se sumergen en las olas con estuches estancos o ellas colocan sus celulares sobre mono pords (varas como trípodes aéreos) para inmediatamente postearlas en Instagram. Su actividad en Facebook y Twitter viene menguando-cuentan-se impone esta otra red social, ahora su preferida.

Pasará tiempo hasta que se mezclen con los varones, y entonces sobrevienen charlas intimistas, de vocabulario cifrado, como la que se transcribe aquí abajo. Hay que decirlo, para esto fue menester contar con un traductor de corta edad.

Sofía: -Ayer Benjamín fue un descanso (un aburrimiento).

Julieta: -Qué salera (qué exagerada). Si es una bomba. (No es lindo pero es divertido).

Sol: -Todavía estoy caída del bocho (sorprendida), ayer me lo agarré (besé) a Javier.

Sofía: -Pillo (mentira), si Javier tiene una fija (amigovia). Aparte, la noche fue un pene (una tristeza por lo aburrida).

Sol: -Le puso onda el otro gato (chico) que siempre es un cartel (alguien acostumbrado a llamar la atención).

Julieta: -Recién me whatsapeó Javier. Hoy, previa en Las Casitas, (Casas de La Barra alquiladas por uruguayos para hacer previas, donde sólo pagan entrada los varones y que la policía clausura constantemente, aunque luego cambian de locación).

Sofía: -Qué gede (insoportable) Javier, invita y nunca hay escabio (alcohol).

Sol: -¿Cómo vamos?

Sofía: -En combi. Pero es una paja (vergüenza), que tus viejos nos vayan buscar.

Julieta: -Dale, nos vemos ahí. Chicas, las quiero fuerte (mucho).

Así es y así habla hoy el universo adolescente, convertidos en uno de los mayores interrogantes del verano ante los ojos adultos. Entre los 13 y 17 años, este grupo etario se perfila...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA