El cóctel que salvó a Tevez de un duro castigo

 
EXTRACTO GRATUITO

¿Puede una patada como la de Carlos Tevez a Ezequiel Ham quedar libre de sanción en el fútbol argentino? La respuesta es sí. ¿Por qué? En las razones intervienen desde la jurisprudencia de la pelota hasta el error de Luis Álvarez, quien no determinó ninguna sanción disciplinaria para el jugador de Boca y ni siquiera vio infracción. También influye que Argentinos Juniors, el club de Ham, opte por no reclamar ante el Tribunal de Disciplina.

El cuerpo colegiado que debe castigar a los futbolistas aclaró ayer que no intervendrá en este caso. Además, aquí no hay sanción disciplinaria al jugador infractor (Tevez ni siquiera fue amonestado) que posibilite la actuación del tribunal. Por más que el artículo 5 del reglamento de transgresiones y penas lo habilite a actuar de oficio, su presidente, Fernando Mitjans, fijó su posición. "AFA tiene la facultad de actuar de oficio, pero nuestra jurisprudencia es no aplicarla. Es así desde hace más de 20 años y está avalada por la FIFA", señaló el escribano en declaraciones a ESPN FC Radio.

En los antecedentes más cercanos de lesiones graves entre futbolistas hay un denominador común: la sanción disciplinaria por parte de los árbitros. Ésa es la razón que habilita al Tribunal de Disciplina a intervenir y determinar la pena, que varía entre las cinco y las 30 fechas, según el artículo 199 del reglamento de transgresiones y penas. En 2005, Hernán Buján (Independiente) lesionó a Rubens Sambueza (River), quien sufrió una distensión de ligamentos. El jugador de los Rojos recibió cinco fechas de suspensión. En 2006, Darío Rivadero (Talleres de Córdoba) lastimó a Mariano Sabadía (Defensa y Justicia). Al jugador cordobés lo sancionaron con 16 fechas. Ese mismo año, Germán Basualdo (Gimnasia de La Plata) hirió a Adrián Bastía (Racing) y fue suspendido por cinco fechas.

En 2009, Cristian Sánchez Prette (Racing) le provocó la rotura de ligamentos cruzados en la rodilla derecha al paraguayo Marcos Cáceres (Newell's). Por esa acción, el futbolista de la Academia recibió cinco fechas de suspensión. Cáceres se perdió el Mundial de Sudáfrica 2010. Dos años después, en 2011, Fabián Muñoz (Newell's Old Boys) lesionó de gravedad a Marcelo Sarmiento (Unión de Santa Fe), quien debió ser operado por una fractura de tibia y peroné. Expulsado por el árbitro (Patricio Loustau), a Muñoz le correspondieron cinco partidos de castigo. En marzo pasado, Agustín Orion (Boca) lesionó al uruguayo Carlos Bueno (San Martín de San Juan); vio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA