Clínica de manejo off-road: claves para aprovechar el verano en 4x4

 
EXTRACTO GRATUITO

Desde que en 1941 el mítico Wyllis, pronto bautizado Jeep (como los soldados resumieron el término General Purpose) creó a los vehículos todoterreno livianos hasta los más lujosos de la actualidad, el desarrollo de estos modelos ha sido exponencial.

Especialmente desde la última década del siglo pasado, todo tipo de vehículos 4x4, o sea con tracción en las cuatro ruedas (e incluso algunos 4x2, de tracción simple, con dispositivos que nos ayudan fuera del asfalto), han sido lanzados al mercado. Desde verdaderos y rústicos todoterreno para pasar por los más ásperos trayectos off-road (incluyendo el vasto parque de pickups 4x4) hasta los más urbanos SUV (Sport Utility Vehicles), vehículos utilitarios deportivos con mejores prestaciones, confort y equipamiento para circular por el asfalto y aventurarse por otras superficies.

Como no todo es igual, primero conviene conocer las características y capacidades de nuestro vehículo: qué puede hacer y qué no. Luego, debemos saber cómo enfrentar los diversos tipos de terreno (arena, barro, piedras, nieve, ripio, etcétera) y, tercero, cuáles son las técnicas de manejo para encarar con seguridad situaciones de trepadas, descensos, vadeos, cruces de ejes y otras que pueden surgir en una travesía.

El vehículo

Desde ya, para aventurarse fuera del asfalto es mejor contar con un vehículo dotado de doble tracción (4x4), ya sea permanente o temporal (conectable). Muchos modelos modernos, en especial los SUV (que buscan el máximo confort del conductor), cuentan con un sistema inteligente electrónico o electroneumático o viscoso, con un diferencial central que reparte el torque y la potencia del motor a las cuatro ruedas según la velocidad del vehículo, el deslizamiento de las ruedas, etcétera. Estos dispositivos se denominan en general AWD (por All-Wheel Drive) y están combinados con programas (o modos), también electrónicos, de configuración de la mecánica y hasta de las suspensiones, que adaptan la unidad a las características del terreno y la conducción (por ejemplo, barro/arena, piedra, nieve, asfalto).

En cambio, otros vehículos, como en el caso de casi todas las pickups, la 4x4 se conecta a voluntad. Así, funcionan con tracción trasera hasta que se engrana el diferencial delantero. Este acople antes se realizaba mediante la robusta palanca de la caja de transferencia mecánica; mientras que ahora todos los modelos están equipados con diales electrónicos, que seleccionan los modos de tracción: 4x2 (trasero), 4x4 Alta (4H) y 4x4 Baja (4L), con bloqueos de los diferenciales para enviar la tracción a las ruedas con más agarre.

En cuanto a los 4x2, lo mejor es que sean de tracción delantera, ya que mantienen mejor la trayectoria recta y no tienden a derrapar como los de propulsión posterior (más adecuados para el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA