En un clima enrarecido, refuerzan medidas de seguridad para el juez

 
EXTRACTO GRATUITO

ESQUEL.- Frente a un escenario anómalo, de presiones y cuestionamientos hacia las autoridades judiciales por parte de comunidades mapuches y de familiares de Santiago Maldonado, la cartera al mando de Patricia Bullrich dispuso ayer reforzar la seguridad en los tribunales federales de esta ciudad y el domicilio del magistrado Guido Otranto.

La decisión, que implica además la colocación de cámaras de monitoreo dentro del juzgado, llegó después de que la sede judicial permaneció tomada durante seis horas por miembros de la comunidad mapuche Vuelta del Río, que al cierre de esta edición denunció que varias de las viviendas de los que realizaron la toma estaban siendo incendiadas.

La denuncia fue difundida mediante un audio de WhatsApp por la werken Moira Millán, la misma vocera que había exigido por la mañana dentro de los tribunales el apartamiento de Otranto de la investigación por la desaparición de Maldonado. En el audio, Millán no identificó a los presuntos agresores. Sólo dijo que se trataba de una represalia.

Ése es el clima enrarecido, de hostilidades cruzadas, que se vive en esta parte de la Patagonia a raíz de la desaparición del joven y en un escenario cada vez más conflictivo de reivindicación territorial.

Efectivos de la Policía Federal se encaminaban, al cierre de esta edición, hacia el cuadro Vuelta del Río para investigar el hecho.

Todo comenzó temprano por la mañana, cuando 22 indígenas de esa comunidad, sin vínculos aparentes con Resistencia Ancestral Mapuche, ocuparon de "forma pacífica" la planta baja de los tribunales y le exigieron a Otranto que los recibiera.

Millán le exigía al magistrado explicaciones por el allanamiento, con resultados negativos, que ordenó el lunes pasado para buscar rastros de Maldonado y que se realizó en forma simultánea al del Pu Lof.

Una denuncia anónima, remitida al juez por el Ministerio de Seguridad, indicaba que en las viviendas de los mapuches Juan y Manuel Calfupam se hallaba el joven desaparecido hace 50 días.

El GEOF irrumpió con un helicóptero de forma sorpresiva, secuestró una carabina y un revólver calibre 22 y demoró a los Calfupam y a otros miembros de la comunidad, que ayer también denunciaron hostilidades y un intento de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA