Sentencia nº AyS 1995 IV, 751 de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 19 de Diciembre de 1995, expediente L 57679

PonenteJuez SALAS (SD)
PresidenteSalas-Negri-Pisano-Rodríguez Villar-San Martín
Fecha de Resolución19 de Diciembre de 1995
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

En la ciudad de La Plata, a 19 de diciembre de 1995, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores Salas, N., P., R.V., S.M., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa L. 57.679, "Clemente, A.N. contra Autolatina Argentina S.A. Despido".

A N T E C E D E N T E S

El Tribunal del Trabajo nº 3 de La Matanza hizo lugar a la acción entablada; con costas.

La parte demandada dedujo recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley .

Dictada la providencia de autos y hallándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte decidió plantear y votar la siguiente

C U E S T I O N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley ?

V O T A C I O N

A la cuestión planteada, el señor J. doctorS. dijo:

  1. El tribunal de la causa acogió la demanda promovida por N.A.C. contra Autolatina Argentina S.A. en concepto de indemnizaciones sustitutiva del preaviso y por antigüedad.

  2. En su recurso extraordinario, denuncia el apelante la violación de los arts. 17 y 18 de la Constitución nacional; 26, 29, 45 y 48 del dec. ley 7718/71 (t.o. dec. 4444/93).

    Sostiene básicamente que el fallo deviene en absurdo al considerar inválida la renuncia presentada por el actor en setiembre de 1990, por cuanto ese hecho fue admitido en el escrito de demanda sin que se aludiera a ninguna contingencia que hubiere viciado la voluntad del renunciante.

    No obstante y tal como surge de los recibos acompañados con el pedido de aclaratoria prosigue el apelante el empleador abonó a C. una suma indemnizatoria que equivalía a la de un despido incausado, circunstancia que no fue alegada al contestar la demanda por entender que la petición de autos se circunscribía a la relación que vinculaba a las partes en el período de octubre de 1990 hasta abril de 1991; porque de lo contrario como así ocurrió, enfatiza se estaría en presencia de un reclamo notoriamente fraudulento, finalmente convalidado con el pronunciamiento recaído en la instancia de grado.

    Impugna a su vez el recurrente la tasa de interés adoptada en la sentencia, argumentando que contraría la doctrina establecida por esta Suprema Corte y por último apela la regulación de honorarios practicada a los letrados y perito intervinientes, considerando sus montos elevados y confiscatorios.

  3. El recurso, en mi opinión...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR