Clausuras de locales y debates sociales

La clausura de un local dedicado a actividades artísticas siempre es una acción antipática socialmente. La no clausura de un local gracias al soborno de funcionarios públicos es, además de un delito (lo cometen tanto sobornadores como sobornados), un acto de desidia que más de una vez terminó en tragedia. El de Cromagnon es un ejemplo irrefutable.

La clausura, esta última semana, de Ciudad Cultural Konex despertó cientos de reflexiones -es válido preguntarse por qué al frente de un importante organismo de control público hay funcionarios procesados-, supuestos, reacciones mediáticas y políticas a la medida, y circulación de información equivocada. Se dijo, por ejemplo, que la clausura desconocía la ley de centros culturales cuando, en realidad, este local no está comprendido dentro de esta norma que todavía no entró en vigencia. Por otro lado, desde Konex sólo se indicó, sin entrar en detalles, que fue por un "tema menor". Luego se supo que se debió a una cuestión burocrática. Una vez cumplidos los requisitos, la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba