Se clausuran cinco obras por día en la ciudad por falta de habilitación

 
EXTRACTO GRATUITO

Cuando no existen controles o no se cumplen los requisitos formales de una obra edilicia, las secuelas pueden ser trágicas. En muchos casos registrados en la ciudad de Buenos Aires las principales víctimas fueron los obreros que trabajan en ellas o algún vecino, como sucedió en el emblemático derrumbe del gimnasio en Villa Urquiza, en 2010 (ver aparte) donde murieron tres personas y hubo 11 heridos. Pero existen otras anomalías menores en los procesos de construcción o refacción que, sin llegar a provocar consecuencias tan graves, generan problemas.

Se trata de las modificaciones que los propietarios de casas o departamentos hacen por su cuenta sin solicitar la autorización correspondiente. Por desconocimiento u omisión de la reglamentación, avanzan hasta que una denuncia por ruidos molestos -a través de la línea telefónica 147-, o una inspección, termina con una faja de clausura.

En lo que va del año, la Agencia Gubernamental de Control (AGC) realizó 344 clausuras de obras de pequeña envergadura, y 447 en grandes construcciones en las que se encontraron irregularidades, como por ejemplo, no contar con la autorización de la Dirección General de Registro de Obras y Catastro (DGROC). Representa casi cinco obras clausuradas por día.

Además, en el mismo período se registraron 7500 denuncias referidas a construcciones, la primera herramienta que tiene la Ciudad para detectar la ilegalidad.

De todas las clausuras referidas a obras, pequeñas o de gran tamaño, el 61% de los casos se debieron a construcciones avanzadas sin el permiso correspondiente. Luego le siguen las obras sin protección a edificios linderos o a la vía pública (25%) y obras sin cartel del permiso exhibido (10%), entre las faltas más importantes.

La tendencia se mantiene en alza desde el año pasado, que cerró con una cifra elevada: durante 2016 la AGC registró 1985 clausuras en total (poco más de cinco por día), de las cuales 1141 correspondieron a grandes obras y 844 a las que tuvieron que ver con modificaciones en unidades habitacionales.

"Declarar las obras, aunque sean de poca envergadura, es asumir un compromiso por la seguridad propia y de los vecinos", opinó el titular de la AGC, Ricardo Pedace. "Es importante que los vecinos se informen y pidan los permisos necesarios para hacer las reformas en sus casas, con un profesional idóneo. Al mismo tiempo, deben denunciar cualquier irregularidad en el 147 para poder reducir los riesgos", agregó.

Aunque la gran cantidad de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA