En el clásico de los pibes, los de Racing tuvieron más pimienta

El clásico amaneció y se despidió marcado por el desenfado juvenil. De alguna manera, el partido se ajustó a esa franja etaria que describe lo que son los torneos del fútbol argentino, que se divide entre veteranos y pibes. Ayer, los de menor edad le imprimieron su sello de atrevimiento y energía a los 90 minutos, pero también fue trascendente el aporte de aquellos que tienen el lomo curtido de batallas, como Saja, inmenso en una doble tapada a Piatti y Jara, cuando el partido estaba 1 a 1, o en la volada a lo Superman para desviar un remate de Correa en la jugada que precedió al golazo de Vietto que cerró el 4 a 1.Villalba (18 años), Zuculini (20), De Paul (18) y Vietto (19) fueron los goleadores de un partido vertiginoso, propio de chicos que todavía sienten el fútbol con más descaro que especulación. Y aunque no marcó también se puede agregar a Correa (18), que en la poco más de media hora que jugó le sumó revoluciones a un desarrollo que sólo tuvo aislados reposos. Un clásico para disfrutarlo visualmente y para que lo sufran los técnicos, que veían cómo la pelota iba frenéticamente de un área a la otra salteándose los recaudos y proponiendo continuos imponderables.Fue un partido más de jugadores que de pizarrón. La ambición y la espontaneidad les pasaron por encima a las previsiones tácticas. Porque, ¿en qué libreto figuraba esa electrizante corrida de 80 metros de Villalba, vecino del asentamiento 1-11-14 que está enfrente del Nuevo Gasómetro? Iban 6 minutos cuando se lanzó como si fuera Usain Bolt. Es cierto que en tan largo trayecto encontró muy poca oposición de Racing (sólo sorteó a un par de marcadores), pero también es real que no le dio tiempo para reaccionar a nadie, ni siquiera al infranqueable Saja ante el bombazo de derecha a la entrada al área.Pizzi no termina de encontrar el esquema más adecuado para San Lorenzo. Pasó del 4-2-3-1 a un 4-4-2 que estuvo enclenque sobre la izquierda, donde Piatti no incide en el manejo de la pelota (el murmullo y la impaciencia de los hinchas lo ponen más nervioso) y no tiene retroceso. Racing se hizo peligroso y explotó ese costado con la asociación entre Camoranesi y Villar. Gentiletti no era auxiliado por Cetto ni por algún volante para no quedar en inferioridad numérica. Por ese lado vino el centro de Villar y la definición de primera de Zuculini, un volante con la suficiente personalidad positiva para reponerse de la equivocación del domingo anterior en el segundo gol de River.San Lorenzo controló...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba