El estado de la ciudadanía hoy. Nuevos contextos y nuevos actores

Autor:Juan Russo
Cargo:Universidad de Guanajuato. México
Páginas:77-82
 
EXTRACTO GRATUITO
[ 77 ]
Russo, J.
“El estado de la ciudadanía hoy: Nuevos contextos y nuevos actores” | pp. 77-82
El estado de la ciudadanía hoy
Nuevos contextos y nuevos actores
The state of citizenship today
New contexts and new actors
Juan Russo
juan_russo@hotmail.com
Universidad de Guanajuato
México
La ciudadanía es un conjunto de derechos que
actúan de forma interconectada, de tal modo
que cuando una de sus dimensiones es afec-
tada, hay consecuencias para el conjunto de las
dimensiones restantes. Durante el siglo XX pre-
dominaron las esferas civil, social y políica,
mientras que en el siglo XXI emergen las ciuda-
danías basadas en el reconocimiento, la cali dad
de vida y la dignidad.
Cuando se habla de ciudadanías, en paricular
en América Laina, nos referimos a esferas de de-
rechos, que por cierto funcionan de modo muy
imperfecto, por lo que he hablado tambien de
subciudadanías (Russo 2017). Es decir, la subciu-
dadanía es un ejercicio de los derechos en un
marco de desigualdades fuertes, integrada a un
ipo de legalidad en la que las desigualdades
están naturalizadas, sea por el largo iempo de su
existencia, sea por los procesos de legiimación
social y políica. En tales contextos, las subciuda-
danías pueden definirse como ciudadanías pene-
tradas por la desigualdad.
Idealmente la ciudadanía es una postulación
de igualdad entre los miembros pertenecientes
a una comunidad. Como señalara Thomas Hum-
phrey Marshall (1957-1998) la ciudadanía actúa
como una fuerza igualadora, en dirección con-
traria a la clase social. Además de su dimensión
igualitaria, la ciudadanía es el nexo entre los de-
rechos de las personas con la pertenencia a una
comunidad y el reconocimiento insitucional y
comunitario de esa pertenencia. Por ello, es un
indicador úil de integración, tanto por el ejer-
cicio objeivo de los derechos como por los dere-
chos percibidos de las personas, de una comuni-
dad nacional. La base de los derechos está en el
reconocimiento comparido de esa pertenencia,
y cuando hay grandes desigualdades sostenidas
en el iempo, entonces hay problemas de recono-
cimiento social y estatal hacia los desfavorecidos.
Según afirma Reinhard Bendix (1978), el siglo
XVIII implicó una ruptura crucial en Europa,
por cuanto se inició un proceso de incorporación
de las masas a ser reconocidas como miembros
del sistema políico. Para el sociólogo germano
ameri cano, la ciudadanía políica es fundamen-
tal, por cuanto no sólo se lucha por la mejora eco-
nómica sino por el reconocimiento de ser miem-
bros de la comunidad políica. El surgimiento de
movimientos sociales que impulsan avances de
ciudadanía, implican pugnas por el reconocimi-
neto de actores excluidos.
En América Laina, las desigualdades econó-
micas, sociales, políicas y culturales implican
déficits de integración y evidencian problemas
de pertenencia de larga data, que se remontan
en algunos paises a la conformación de los Es-
tados nación. Pero si bien en términos jurídicos
hay una linea de demarcación clara entre los
derechos de quienes pertenecen a la comunidad
políica, en términos políicos reales el ser con-
siderado juridicamente miembro de la comuni-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA