Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala M, 25 de Septiembre de 2017, expediente CIV 096053/2003

Fecha de Resolución25 de Septiembre de 2017
EmisorCamara Civil - Sala M

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M ACUERDO. En Buenos Aires, a los días del mes de septiembre del año dos mil diecisiete, hallándose reunidas las señoras jueces de la Sala “M” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Dras. E.M.D. de V., M. De los Santos y M.I.B., a fin de pronunciarse en los autos “Cittadino, C.A. c/Natoli, C.D. s/daños y perjuicios”, expediente n°96.053/2003, la Dra. D. de V. dijo:

I.-El Dr. Fernando Jorge

  1. Cesari, admitió la demanda interpuesta por C.A.C. y condenó a C.D.N. a abonarle la suma de $53.500 con más sus intereses. Hizo extensiva la condena a la aseguradora “Federación Patronal Seguros S.A.”.

    El hecho que motivó el reclamo fue el accidente ocurrido el 24 de marzo del año 2001, en la colectora de la avenida General Paz en su intersección con el P.R.S., de esta ciudad. C. sufrió lesiones como consecuencia del choque al auto en el que era transportada conducido por N..

    El demandado y la aseguradora apelaron el fallo, no así la actora, por lo que ha quedado firme a su respecto.

    La aseguradora y C.D.N. expresaron sus agravios a fojas 606/11 vta. y 613/8 vta., respectivamente. Ambos se quejaron por la atribución de responsabilidad y por los montos indemnizatorios otorgados en concepto de daños psíquico y moral y gastos médicos y de traslado.

    Finalmente se agraviaron del dies a quo de los intereses respecto del tratamiento psicológico. Ambas quejas fueron respondidas por la actora a fs. 620/22 vta. y 623/5 vta., respectivamente.

  2. a) En forma previa a abordar las quejas expuestas, corresponde señalar que el actual artículo 7 del nuevo Fecha de firma: 25/09/2017 Alta en sistema: 17/10/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #12860490#188682549#20170921130045460 Código Civil y Comercial, básicamente reproduce el artículo 3° del Código según la reforma de la ley 17.711, que ya contenía el principio del llamado consumo jurídico, o sea que establecía la ultra actividad de la ley anterior frente a aquellas relaciones “consumidas” durante la vigencia de la ley anterior. No cabe duda pues que lo referente a la responsabilidad en este caso, debe ser juzgada según la ley vigente al momento del hecho ilícito.

    En sus agravios, el demandado y la citada en garantía, sostuvieron que el fallo es arbitrario pues el sentenciante luego de indicar que el caso debe juzgarse por el artículo 1109 del Código Civil (se exige a la actora acreditar la culpabilidad del transportista) al momento de condenar al demandado lo hizo en base a la responsabilidad objetiva consagrada en el art. 1113, pues ni él ni su aseguradora pudieron probar la culpa de un tercero para exonerarse de responsabilidad.

    1. En el sublite la actora reclamó una indemnización por el accidente sufrido mientras era transportada por N. en su auto. Se trata de un supuesto de transporte benévolo o amistoso y anticipo que participo de la corriente extracontractualista (sostenida por M. y Tunc, M. y entre nosotros por A., B., B.A., L.; Salas-Trigo Represas-

    Lopez Mesa, Código Civil Anotado, t. 4-A, p.606, G., Accidentes de Tránsito, parte 3a.,p.61, entre otros), por ello, debe ser encuadrado en el marco normativo del artículo 1113 segundo párrafo, primera parte del Código Civil, ya que si el transportado sufre daños en esa ocasión, debe entenderse que se trata de un daño provocado por la cosa. No incide la aceptación de ser transportado por parte del damnificado, pues aceptar el transporte no significa asumir el riesgo que ello conlleva sino que sólo se acepta ser transportado. (Conf. mi voto en esta Sala del 30/3/2016 “Bonade, A.M. c/ F.F. s/ ds. y ps.” N° 89390/11”.

    Fecha de firma: 25/09/2017 Alta en sistema: 17/10/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #12860490#188682549#20170921130045460 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M No hay motivo para que el art. 1113 del Cód. Civil no sea tenido en cuenta en estos casos de transporte benévolo, por haber sido establecido por el codificador (reforma de la ley 17.711)

    para todos aquellos “supuestos de daños causados con las cosas”, sin contemplarse excepción alguna. Desde el caso Iriosola c/ Rojas del 5 de julio de 1996, la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires sentó el criterio de que la responsabilidad derivada del transporte benévolo no puede encuadrarse en el art. 1109 del C. Civil, obligando a probar la culpa del conductor transportista, sino que sobre éste pesa una presunción que para exonerarse debe desvirtuarla conforme lo dispone el art. 1113, probando una causa ajena en la producción del daño. A partir de la expansión de este fallo el transporte benévolo ha quedado enmarcado en forma mayoritaria en la responsabilidad extracontractual con sustento en el riesgo creado.

    Doctrinariamente se discute si el transportista benévolo debe ser tratado o no con menor rigor o de modo preferencial, que cualquier conductor y de la categorización que se le de dependerá el régimen jurídico que se aplique y la distribución de la carga probatoria.

    La Corte Federal declaró la arbitrariedad de las sentencias que reducen la indemnización con sustento en la asunción del riesgo del viaje por parte de la víctima porque no puede sostenerse que asuma “la culpa” de perder su integridad física o la vida (Fallos:315:1570 y ED. t. 150-361).

    En general se ha mirado con cierta animosidad a quien reclama de su transportador gratuito o benévolo una indemnización y de ahí que se trate de apreciar con menor rigor la culpa del demandado, por ejemplo encarándolo desde el ángulo de lo contractual (arts. 1069, 1904, 2291, 2202). Dice K. de C., que los jueces al afrontar el transporte benévolo desde el ámbito extracontractual, tienen un problema de conciencia y para no Fecha de firma: 25/09/2017 Alta en sistema: 17/10/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #12860490#188682549#20170921130045460 tratar con demasiada severidad a quien por generosidad, por un acto amistoso o por solidaridad, tratan por una vía u otra de no asimilar este daño al resto de los daños (K. de C., A.:

    Nuevamente sobre los daños causados en el llamado transporte benévolo, Revista de Derecho de Daños, n°7, pág. 37,Rubinzal-

    Culzoni Editores). Así ocurre con los fallos que no niegan la responsabilidad pero buscan atenuar los montos.

    Es mi convicción que enmarcar la cuestión en el ámbito del art. 1109 del Código Civil hace demasiado gravoso para la actora -en definitiva víctima del hecho dañoso- tener que probar la culpa del demandado en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR