El Cigala, en clave retrospectiva

 
EXTRACTO GRATUITO

Diego el cigalaMúsicos: Jaime Calabuch, piano; Yelsy Heredia, contrabajo; Isidro Suárez, percusión, y Dan Ben Lior, guitarras. Concierto: El último viernes. Sala: Teatro Gran Rex.Nuestra opinión: Muy buenoEntre Lágrimas negras -el disco de Diego El Cigala con el pianista Bebo Valdés que hizo mundialmente famoso al cantaor flamenco- y Romance de la luna tucumana pasó una década. El primero se publicó unos años después de estrenado el nuevo siglo, el otro se conoció el año pasado. ¿Qué sucedió en este tiempo? Seguramente muchas cosas para El Cigala. Aunque al verlo y escucharlo desde la platea de un teatro porteño, sigue siendo el mismo tipo. No hubo cambios sustanciales en el cantaor. Comenzó cantando flamenco y lo sigue haciendo, pero en su país. Este año publicó con el guitarrista Diego del Morao un álbum que es un homenaje a Paco de Lucía y que pasa por varios palos del cante hondo.Sin embargo, puertas afuera de la Península Ibérica todavía sigue sacándole buen provecho a la mixtura por la que ha sido tan elogiado. Excepto por algunas variantes estéticas, su trabajo tiene un par de pilares muy sólidos. Uno de ellos es el piano, esa sociedad inaugurada magistralmente con Bebo Valdés, que tuvo muy buenos continuadores, como Jaime Calabuch, que habitualmente lo acompaña. El otro es ese repertorio de canciones de América latina con el que El Cigala supo convencer a los públicos americanos. Ha tenido la inteligencia, pero, sobre todo, la inspiración para saber seleccionar ese cancionero y leerlo desde su voz como si fueran palos del flamenco.El concierto del último viernes fue, de alguna manera, retrospectivo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA