La ciencia criminalística como ciencia auxiliar del proceso penal

Autor:Andre Kiala
Cargo:Aspirante a doctor por la Facultad de Derecho de la Universidad de la Habana
 
EXTRACTO GRATUITO

El proceso penal concebido como vía, instrumento o forma de realización del derecho penal material , se encuentra conformado por un conjunto ordenado de actos de iniciación, de impulso, de investigación, etc., que conforman un todo único y permite como fin último la realización de la justicia en un caso concreto, lo que presupone en su conformación la ejecución de una investigación integral que también se rige tanto por leyes generales del conocimiento como por particulares mandamientos de varias ciencias exactas naturales.

Dichas pautas de actuación durante la etapa investigativa del proceso penal, además de encontrarse limitadas en su realización por un conjunto de principios, garantías y derechos, como presunción de inocencia, derecho a la defensa, contradicción, publicidad, etc., que en su unidad conforman lo que se ha dado en llamar debido proceso penal , no pueden desconocer las leyes particulares de la criminalística como ciencia conformada por un conjunto heterogéneo de conocimientos científicos, pues solo con la utilización adecuada y racional de sus medios técnicos y tácticos se puede desarrollar con éxito la investigación.

De lo anteriormente expuesto, se advierte que la criminalística como disciplina de carácter científico juega un papel determinante en la etapa inicial del proceso penal, ya que no se concibe en la actualidad un proceso penal donde no se haga un uso importante tanto de las distintas especialidades que conforman la técnica criminalística, como de sus acciones tácticas claramente dispuestas en los códigos y leyes procesales como acciones de instrucción o investigativas, y mucho menos se desarrolle una pesquisa criminal o investigación penal, obviando criterios metodológicos también sistematizados por dicha ciencia.

No obstante a que el surgimiento de la criminalística como ciencia se concretó a la investigación de presuntas actividades delictivas y el constante desarrollo y perfeccionamiento de sus técnicas y métodos de trabajo han hecho su presencia constante en el ámbito probatorio de los procesos penales actuales, algunos autores le atribuyan la condición de ciencia independiente de perfil jurídico penal , dado a que ha sido capaz de desarrollar una teoría general y tiene objeto de estudio, tareas y métodos técnicos y tácticos propios, sobredimensionando así su razón misma de existencia.

La criminalística como ciencia polimorfa, dada su función eminentemente probatoria, debe considerarse auxiliar del derecho penal, ya que se contrae a aportar actos de investigación o fuentes de pruebas, y en casos excepcionales pruebas anticipadas que deben ser introducidas al proceso penal a través de los medios de prueba pericial y documental, y en el acto del juicio oral, resistir el debate público y contradictorio a los fines de formar parte del material probatorio que sirve de sustento a la resolución definitiva .

Otro particular de interés, respecto a la consideración de ciencia de la criminalística resulta su histórica confusión con la criminología, lo que puede tener su origen a la falta de dominio o conocimiento de su verdadero rol en el proceso penal y del cometido de la criminología respecto al derecho penal.

Intentar explicar la sustancial diferencia que existe entre ambas ciencias, exige asumir a la criminalística como la ciencia que agrupa de manera ordenada y sistemática un conjunto de conocimientos generales y particulares de otras ciencias naturales y exactas, a través de lo cual se permite obtener huellas, muestras o evidencias que son incorporadas al proceso penal con vista a probar determinado supuesto de hecho, para lo cual ha estructurado sus tareas, métodos de trabajo, objetivos, principios etc., En este sentido, la criminalística se ocupa fundamentalmente de intentar demostrar en qué forma se cometió un delito u quien lo cometió.

En su contribución al esclarecimiento de hechos supuestamente delictivos, la criminalística estructura su trabajo de manera metodológica en técnicas y acciones tácticas, lo que permite examinar adecuadamente cada objeto o sustancia de interés investigativo, y en este sentido corresponde al perito criminalista examinar aquello que quedó en el lugar del suceso, formular una hipótesis acerca de su procedencia y a quién pudo pertenecer; lo cual se realiza con total certeza de que siempre que alguien abandona un lugar se lleva algo consigo y a la vez deja algo suyo .

En su constante afán por ofrecer resultados confiables en la investigación que tiene lugar, la criminalística desarrolla constantemente su técnicas, lo que permite al investigador contar con un arsenal cada vez mayor de medios para develar lo acontecido y en este sentido en la ejecución de diferentes acciones de instrucción, así como en la realización de peritajes criminalísticos, para el descubrimiento, fijación, ocupación e investigación de las huellas y evidencias, se vale de diversas especialidades, entre las que se destacan biología, drogas y toxicología, químico-físico, trazología, balística, Dermatoscopía, identificación de las Personas por sus Rasgos Exteriores (IPRE), Documentología, fotografía y vídeo; averías, explosiones e incendios (AVEXI); aplicaciones químicas operativas (AQO), técnica canina criminalística; odorología criminalística, lugar del suceso, informática criminalística, infografía, etc.

La especialidad de biología desde el punto de vista criminalístico estudia y analiza la sangre, el semen, la saliva, otras secreciones, los pelos, los tejidos, los restos óseos y otros elementos del organismo humano, de origen animal vegetal e industrial, en el caso de fibras textiles.

Dado a que la actividad probatoria en los procesos penales ha evolucionado en las últimas décadas de forma vertiginosa como consecuencia de distintos factores, entre los que se encuentran el impetuoso avance tecnológico y la aparición de nuevas modalidades de conductas delictivas, el desarrollo científico técnico se ha puesto también al servicio del esclarecimiento de los delitos, y en este aspecto merece particular atención el uso de la técnica de Acido desoxirribonucleico (ADN) en el peritaje criminalístico biológico .

La especialidad de drogas y toxicología, como su nombre indica tiene como finalidad determinar si la sustancia obtenida en el lugar del suceso y remitida al laboratorio se corresponde con alguna droga, sustancia psicotrópica y otra de efecto similar recogida como tal en el listado de naciones unidas sobre la materia .

En esta especialidad se somete a análisis las huellas o evidencias relacionadas al tráfico y consumo de drogas, tanto en su estado natural y en fluidos biológicos, así como con los hechos de envenenamientos, de intoxicaciones, de sustancias tóxicas ambientales y de ingestión de bebidas alcohólicas.

La especialidad de Químico-Físico estudia sustancias de carácter orgánico e inorgánico, entre las cuales se encuentran suelos, vidrios, metales, pinturas, combustibles y lubricantes, etc. que puedan tener relación con el hecho denunciado.

La Balística, conocida de antaño como Balística judicial, es la especialidad de la técnica criminalística que estudia las armas de fuego en su diversidad e individualidad, sus casquillos y proyectiles, así como el mecanismo de disparo y las huellas que produce; se subdivide en Balística interior, que se ocupa del análisis de los fenómenos que ocurren dentro del arma desde que se produce la percusión hasta que el proyectil abandona al cañón y Balística exterior que estudia la trayectoria de los proyectiles disparados, desde su salida por la boca del cañón del arma que los disparó, hasta el lugar de caída .

La Trazología, como especialidad de la técnica criminalística se encarga del estudio de las huellas con el deliberado propósito de identificar a las personas y a los medios de los cuales utilizan en la ejecución de presuntas actividades ilegales. Entre las huellas que estudia la Trazología se encuentran las huellas que identifican al hombre (huellas de los dientes); las que identifican a los objetos y animales utilizados por el hombre como calzado, transporte, herramientas, fracturas y animales, etc., y las huellas que identifican los procedimientos utilizados por el hombre al accionar sobre diferentes objetos como por ejemplo selladuras, reconstrucción del objeto total por sus partes, cerraduras, mecanismos de producciones industriales y artesanales de objetos, etc.

La Dermatoscopía, como especialidad criminalística, se encarga de identificar personas a través del estudio de las huellas dérmicas producidas por las manos, pies, codos, rodillas, orejas y labios; es decir, se intenta identificar a las personas por las características de su piel .

La Documentología investiga los documentos que ofrecen lugar a dudas, por medio de lo cual se puede identificar a la persona por su escritura y firma, así como la autenticidad del documento en sí, e incluso, el método de impresión empleado. La Grafología, como rama de la Documentología se basa en el estudio o descripción de la escritura con relación a las modificaciones que en ella producen ciertos rasgos fisiológicos o determinados estados patológicos. Por medio de la Grafología podemos averiguar el carácter, aptitudes, etc., de una determinada persona. La escritura traduce como manifestación motora las anomalías de motilidad, en cambio, como lenguaje revela las anomalías de la inteligencia.

El valor de la escritura depende...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA