A cien años de la Gran Guerra

 
EXTRACTO GRATUITO

Miles de artículos periodísticos y de libros se han publicado con el fin de describir las vicisitudes de lo que se conoce como la Gran Guerra, de 1914. Creemos saberlo todo, o casi todo, de aquella contienda que envolvió a 32 naciones durante cuatro años y tres meses, acabó con la vida de 9 millones de personas, dejó un número mayor de incapacitados e introdujo desde el uso de aviones para reconocimiento de posiciones enemigas, propaganda y combate hasta el empleo masivo de gases tóxicos, tanques y carros de combate.Eran todas ellas novedades de tal dimensión en el brutal arte de la guerra, que arrancaron en la época una expresión de asombro por lo nunca antes visto: "Tres hombres con una ametralladora pueden acabar con un batallón de héroes".El conocimiento se vuelve harto impreciso, en cambio, cuando se indaga sobre las razones profundas de aquel enfrentamiento, todavía en debate en circunstancias en que Europa se apresta al comienzo de cuatro actos conmemorativos.¿Por qué la contienda resultó inevitable? ¿Por qué la soberbia armada, por qué la sobrevaloración de las propias capacidades, como habría de ocurrir tantas otras veces en el devenir humano, hizo inevitable esa guerra devastadora, consecuencia de un acontecimiento geopolítico de extraordinarias dimensiones históricas: la desaparición simultánea de cuatro imperios?No alcanza con saber que dos pistoletazos disparados el 28 de junio de 1914, en Sarajevo, por Gravilo Princip, estudiante y nacionalista serbio de 22 años, contra el archiduque Francisco Fernando y su mujer, Sofía, fueron la chispa que incendió a Europa.A fines de julio, el imperio austro-húngaro de los Habsburgo declaraba la guerra a Serbia por el asesinato del heredero al trono, y Francia, Gran Bretaña y Rusia se alineaban en defensa de Serbia, según estaba acordado en su entente cordiale .En el fondo, perdieron como consecuencia del conflicto todos los grandes actores, salvo los Estados Unidos, que entraron en combate a fines de 1917 y emergieron un año más tarde como indiscutida primera potencia mundial. Se había preparado para la acción por lo menos desde 1915, cuando los submarinos alemanes, que hacían estragos en el Mar del Norte y el Atlántico, hundieron el RMS Lusitania, nave británica con más de mil pasajeros, la mayoría norteamericanos.Los cuatro años de guerra borraron cuatro imperios: el alemán, el austro-húngaro, el ruso y el otomano. A su conclusión quedó reconfigurado el mapa de Europa, con el surgimiento de nuevos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA