El Ciclón que ahora quiere arrasar la Liga

 
EXTRACTO GRATUITO

Sin términos medios el desembarco de San Lorenzo en el básquetbol es de una potencia que impacta. De estar 30 años fuera de la escena, a componer una armada contundente con aspiraciones a quedarse con la Liga Nacional. Cuando algunos entienden que gastar en esta disciplina es demasiado riesgoso para la vida de un club, como lo ha analizado Boca, el club de Boedo ocupa el centro de la escena con la conformación de un plantel que muestra la ficha más importante del básquetbol argentino. Incluso, se habla de un costo de casi 20 millones de pesos anuales. Más allá de los números la apuesta es estructural, con un cuerpo técnico que encabeza Julio Lamas y que tiene como asistente a Carlos Duro, dos hombres de altísima experiencia que pretenden construir desde las bases una casa de básquetbol azulgrana. La aventura comenzaba anoche, ante Quimsa.

"La idea fue hacer una apuesta importante, acorde a lo que representa este deporte en la historia de nuestro club. Y el hecho de que sean los primeros deportistas que defienden la camiseta de San Lorenzo en Boedo, después de 30 años, nos hizo elevar la vara". Las palabras del presidente Matías Lammens, ponen en contexto cómo se pensó esta incursión en la Liga Nacional. Si bien se acordó una fusión con Sportivo 9 de Julio de Río Tercero, institución que había alcanzado la máxima categoría por mérito deportivo, con el subcampeonato logrado en el último TNA, San Lorenzo pretende consolidarse en la competencia y hacerlo casi sin respiro.

El impacto es indudable y como todo lo que causa olas, despierta miradas celosas. El poderío económico de San Lorenzo es un tema sensible. Los apellidos que componen el plantel, construído desde las ópticas de Lamas y Duro, impresionan: Walter Herrmann, Marcos Mata, Nicolás Aguirre, Lucas Faggiano, Bernardo Muso, Fernando Martina, los Sub 23 Eric Flor y Roquez Johnson, más los desembarcos de Courtney Fells y Marcus Lewis.

Es una apuesta muy fuerte, que comenzó con el desembolso de casi 4.000.000 pesos por la compra de la plaza, tras la alianza con Sportivo 9 de Julio (el valor que estipula la ADC por la plaza es de 4 millones de pesos). Los costos son grandes, porque también se estima que el valor del estadio que está levantando la entidad en Boedo (con capacidad para 2.200 personas), es de casi 20.000.000 pesos. Estaría terminado para enero de 2016: la estructura desmontable podría reubicarse cuando se construya el nuevo estadio de fútbol en Avenida La Plata. Se acordó...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA