Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 22 de Febrero de 2017, expediente CNT 031913/2013/CA001

Fecha de Resolución22 de Febrero de 2017
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 110113 EXPEDIENTE NRO.: 31913/2013 AUTOS: CIALDELLA, ANDREA SOL c/ ATENTO ARGENTINA S.A Y OTRO s/DESPIDO VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la ciudad de Buenos Aires, el 22 de febrero de 2017, reunidos los integrantes de la S. II a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

M.Á.P. dijo:

La sentencia de primera instancia hizo lugar, parcialmente, a las pretensiones deducidas en el escrito inicial y condenó a la demandada Atento Argentina SA a abonar a la accionante algunos de los rubros salariales e indemnizatorios reclamados. En tanto, rechazó la demanda instaurada por la actora contra G. Argentina SRL. A fin de que sea revisada esa decisión por este Tribunal de Alzada, interpusieron sendos recursos de apelación la parte actora y la demandada Atento Argentina SA –antes Microcentro de Contacto SA- (ver fs. 283/285 y 287/293, respectivamente), en los términos y con los alcances que explicitan en sus respectivas expresiones de agravios. A su vez, la letrada interviniente por la parte actora a fs. 282/vta apela los honorarios que le fueron regulados por considerarlos bajos. .

La parte actora se agravia porque la sentenciante de grado no condenó a la demandada G. Argentina SRL en los términos del art. 30 LCT.

Se queja, además, porque no se incluyó en la base salarial el promedio de las comisiones.

La codemandada Atento Argentina SA se agravia porque se consideró que medió justa causa en la decisión extintiva adoptada por la actora.

Critica la decisión de grado en cuanto categorizó a la actora como Auxiliar Especializado B y porque se la condenó al pago de supuestas diferencias derivadas de una errónea categorización. Se queja porque la Sra Juez a quo le otorgó carácter salarial a las sumas no remuneratorias otorgadas por acuerdos convencionales celebrados en el marco del CCT 130/75 -al haber declarado la inconstitucionalidad de tales acuerdos- y, en consecuencia, viabilizó diferencias salariales con base en que existieron asignaciones que debieron computarse como remuneratorias. Objeta la viabilización del reclamo pretendido con sustento en la falta de cumplimiento del seguro complementario de retiro La Estrella.

Cuestiona que se la condene a abonar el incremento del art. 2 de la ley 25.323 y la indemnización prevista en el último párrafo del art 80 LCT.

Fecha de firma: 22/02/2017 Firmado por: M.A.P., JUEZ DE C. Firmado por: M.A.M., JUEZ DE C. Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #20167306#172201333#20170301134422753 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II Sólo con el fin de adecuar el tratamiento de las cuestiones planteadas a un método expositivo que posibilite un lógico desarrollo argumental, estimo conveniente analizar los agravios expresados por las partes en el orden que se detalla en los considerandos subsiguientes.

En primer lugar, corresponde abordar los agravios de la demandada destinados a cuestionar la decisión de grado en cuanto consideró a la actora erróneamente categorizada e hizo lugar a las diferencias salariales reclamadas en base a ello.

Desde esa perspectiva, cabe memorar que la actora manifestó en el escrito inicial que las tareas por ella desplegadas debieron encuadrarse en la categoría laboral de “auxiliar especializada b” del CCT 130/75 -por lo que refiere haberle correspondido percibir la suma mensual, normal y habitual de $ 6.800,15 (ver fs.

7)- ya que su función era “explicarle al cliente en qué consistía la publicidad patrocinada por G. y armarle un presupuesto acorde a sus objetivos publicitarios, luego debía pedirle que llene la tarjeta de crédito en su cuenta adwords, cuenta a la que tenía acceso porque era su cliente. Durante el tiempo que permanecía anunciándose en G., tenía poder de su cuenta, manejándole su presupuesto y ayudándole a que pueda publicar sus anuncios publicitarios en la web”. Contó que “el uso del idioma inglés le era requerido...para cubrir el puesto...que tuvo que desarrollar campañas totalmente en lengua inglesa”. Detalló que sus tareas consistían en: “analista de marketing on line; diseño e implementación de campañas en adwords; optimización de campañas de publicidad on line según análisis de ROI y Métricas de rendimiento; up-sellings; manejo de presupuesto en base a objetivos campañas CPC-CPM-CPA-CPE-CPV; planificación estratégica de medios on line; partner estratégico y soporte para agencias de marketing on line; ad serverse (G. Adwords, G. Display, Y.); análisis & gestión de reportes G. Adwords, G. Analytics...; análisis del tráfico de sitios web..; impulso y coordinación de publicidad on line...; seguimiento de la rentabilidad de la publicidad on line; manejo de presupuesto en base a objetivos; optimización de las campañas en base a ROI y B. estratégico e Instrucción en Adwords para nuevos clientes” para la empresa “G. Argentina SRL, cliente de Microcentro de Contacto SA -hoy Atento Argentina SA- (ver fs.

6/vta).

La demandada Microcentro de Contacto –hoy Atento Argentina SA- negó tal extremo y señaló que la actora fue incorporada para realizar tareas correspondientes a la categoría de “Administrativo A”. Manifestó que la Sra C. cumplió tareas de “representante de gestión de clientes”. Adujo que la real categoría de la actora era la registrada ya que no realizaba tareas especiales por cuanto sus labores se ajustaban a la descripción que para la categoría “Administrativo A” prevé el CCT 130/75, trabajos éstos netamente administrativos focalizados principalmente en la atención de “reclamos en la facturación, corte del servicio, urgencias, consultas, etc” (ver fs.

Fecha de firma: 22/02/2017 85vta/86vta).

Firmado por: M.A.P., JUEZ DE C. Firmado por: M.A.M., JUEZ DE C. Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #20167306#172201333#20170301134422753 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II En el marco de las alegaciones formuladas, creo pertinente destacar que la categoría pretendida por la reclamante “auxiliar especializada b”, contempla según el CCT 130/75 en su art. 9, al “personal con conocimientos o habilidades especiales en técnicas o artes que hacen al giro de los negocios de la empresa de la cual dependen, comprendidos en las siguientes categorías: ....b) vidrieristas; liquidadores de cereales; especializados en seguros; traductores; intérpretes; ópticos técnicos; mecánicos de automotores; teletipistas; instrumentistas; conductores de obras; joyeros; relojeros; técnicos de impresión; técnicos gráficos; correctores de estilo; secretarios de colección; maestras jardineras y/o asistentes sociales (centros materno-

infantiles); operadores de télex y radio-operadores; personal que se desempeña en funciones para las cuales se le requiera el uso de idiomas extranjeros en forma específica; choferes de larga distancia de vehículos automotores de cualquier tipo afectados a reparto, transporte y/o tareas propias del establecimiento”.

En tanto, la categoría “administrativa a” del CCT 130/75, que cita la recurrente, contempla a aquellos trabajadores que “desempeñan tareas referidas a la administración de la empresa. Dicho personal revestirá en las siguientes categorías: a) ayudante: telefonistas de hasta 5 líneas; archivistas; recibidores de mercaderías; estoquistas; repositores y ficheristas; revisores de facturas; informantes; visitadores; cobradores; depositores; dactilógrafos; debitadores; planilleros; controladores de precios; empaquetadores; empleados o auxiliares de tareas generales de oficina; mensajeros; ayudantes de trámites internos; recepcionistas; portadores de valores; preparadores de clearing y depósitos de entidades financieras calificadas por la ley de entidades financieras (en cajas de crédito cooperativa)”.

Sobre el punto, señalo que coincido con el criterio expuesto por la sentenciante de grado. Ello así por cuanto los testimonios rendidos por C. (fs. 240/241) y V.S. (ver fs. 245/246) dan cuenta de que la actora desplegaba tareas en campañas de publicidad on-line para empresas que quisieran anunciar en G. su negocio o servicios, las que se realizaban en inglés y español.

Adviértase que C. (fs. 240/241) que dijo conocer a la actora por haber compartido el trabajo en Atento SA, declaró que “la actora realizaba tareas armando campañas de posicionamiento on-line para empresas particulares que lo requerían...que lo saber porque el dicente hacía las mismas tareas...” Luego agregó que “para ingresar al puesto de trabajo al testigo le solicitaron conocimiento de publicidad on-

line y muy buen manejo de inglés”. Precisó “aparte tuvo que hacer un curso en Venezuela 1100...durante un mes para rendir dos exámenes con validez internacional”.

En tanto, V.S. (ver fs. 245/246) también compañera de trabajo de la actora en Atento Argentina SA, manifestó que “creaban campañas publicitarias on-line para las empresas que quisieran anunciar en G. su negocio o servicio” y que “las campañas se realizaban en español y en inglés”. Además, Fecha de firma: 22/02/2017 dijo que “para ingresar a trabajar Firmado por: M.A.P., JUEZ DE C. Firmado por: M.A.M., JUEZ DE C. tenían que tener experiencia en publicidad on line e Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #20167306#172201333#20170301134422753 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II inglés”. Contó que “la gente de G. les tomaba el examen de ingreso y tenían que tener un certificado de G. para obtener ese trabajo”. Agregó que la actora “trabajó en ese proyecto de G. Adwords solamente y lo sabe porque la dicente también trabajó ahí

haciendo lo mismo que ella”.

No soslayo que los testimonios de C. y de V.S. fueron impugnados (ver fs. 260 y fs. 257) pero, lo cierto es que las tachas deducidas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba