En Chicago se derrumbó el precio del maíz y volvió a bajar la soja

 
EXTRACTO GRATUITO

Tras la fuerte caída de los precios de la soja del lunes, ayer le tocó el turno al maíz, que resignó poco más del 4% de su valor en la Bolsa de Chicago luego de que los fondos de inversión especuladores liquidaron unos 20.000 contratos, equivalentes a 2,54 millones de toneladas del cereal. La oleaginosa, lejos de recomponer su posición, volvió a caer por segunda rueda consecutiva, mientras que el trigo sumó la quinta jornada adversa a su racha negativa.

Las pizarras, teñidas por un rojo intenso al cierre de las operaciones, mostraron bajas de US$ 6,40 y de 6,50 para los contratos marzo y mayo del maíz, cuyos ajustes resultaron de 151,86 y de 154,91 dólares por tonelada. Si bien es cierto que anteayer el USDA redujo su previsión sobre la cosecha estadounidense de maíz 2014/2015, de 365,97 a 361,09 millones de toneladas, y sobre las existencias finales, de 50,75 a 47,69 millones, no es menos cierto que ese stock que cerraría la temporada comercial quedó un 51,93% por encima de los 31,39 millones del ciclo 2013/2014.

Agravan este escenario de holgadas existencias el derrumbe del precio del petróleo, que parece no haber encontrado aún su piso y que afecta la demanda de etanol y el impulso a la industria de los agrocombustibles, y la persistente firmeza del dólar frente al resto de las monedas relevantes para el comercio global de materias primas. La fortaleza de la divisa estadounidense frente al euro, por ejemplo, le resta competitividad al cereal de los Estados Unidos para ingresar en la Unión Europea (necesita importar unos 7 millones de toneladas) y para competir con la mercadería originada en países como Ucrania (tiene un saldo exportable de 16,50 mill./t).

Para los fondos de inversión especuladores, que ayer sorprendieron al mercado en la mitad de la rueda con el súbito remolino de ventas, todos estos fundamentos fueron una suerte de alarma que los invitó a retirar una buena parte de las ganancias obtenidas con el maíz, que en los últimos meses de 2014 logró recomponer en forma parcial su nivel de precios.

En el mercado doméstico, la necesidad puntual de un exportador posibilitó la suba del valor del maíz disponible, que pasó de 950 a 980 pesos por tonelada para la terminal de San Martín. Para Arroyo Seco, en tanto, el cereal se mantuvo estable, en $ 950.

El maíz argentino de la nueva cosecha no escapó a la tónica bajista externa. En efecto, la mercadería con entrega entre marzo y abril sobre Bahía Blanca y sobre la zona de Rosario pasó...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA