Chevron, el nuevo nombre de la soberanía de YPF

 
EXTRACTO GRATUITO

confía en que la semana próxima sacará a flote la operación más audaz que haya encarado en el campo empresarial: http://www.lanacion.com.ar/confiscacion--de-ypf-t48033Miguel Galuccio le prometió que el martes dará a conocer una inversión de la petrolera estadounidense Chevron en esa empresa. Galuccio espera que ese contrato, http://www.lanacion.com.ar/1467712-para-europa-la-argentina-sufrira-por-la-confiscacion-de-ypfcomo demorado, salve su gestión. O le permitirá alejarse de YPF sin que ese paso sea un bochorno completo.Es temprano todavía para saber si lo conseguirá. Hay algo mucho más probable: el contrato con Chevron amenaza con hacer naufragar el concepto en el que se justificó la estatización de YPF. La Presidenta se vio obligada a sacrificar una bandera política, la de la "soberanía hidrocarburífera", en el altar de las urgencias energéticas que tiene hoy.Juan Domingo Perón hizo lo mismo. Ahorcado por las importaciones de combustibles, negoció en 1955 un contrato con la California Standard Oil porque YPF no podía incrementar la producción. Con los años, la Standard Oil cambió de nombre: hoy es Chevron. Aquel giro de Perón desató una guerra. Julio Canessa, jefe de YPF, se le opuso y fue despedido. Arturo Frondizi condenó el convenio en el libro Petróleo y política.Cuando la Revolución Libertadora, encabezada por el nacionalista Eduardo Lonardi, derrocó a Perón, desconoció todo lo acordado.Hace poco más de un año, explicó a los senadores, con el dedo índice en alto, que, por el hecho de ser una multinacional, jamás Repsol protegería los intereses del productor y el automovilista argentinos. Sólo el Estado podría alcanzar ese objetivo. Desde aquella arenga, los precios de las naftas no han dejado de subir y las importaciones de combustibles no han parado de crecer. El Estado, que expulsó de YPF a la multinacional Repsol, busca el auxilio de la multinacional Chevron. A diferencia de Canessa, Kicillof no tiene intención de protestar.El contrato que está por firmar Galuccio es un misterio. Sólo se sabe que Chevron invertiría entre 1500 y 1600 millones de dólares para explotar petróleo no convencional - shale oil - en dos áreas de la formación Vaca Muerta: Loma La Lata Norte y Loma Campana. ¿En qué condiciones ingresará? ¿Podrá disponer del producto? ¿Se apropiará de los dividendos que obtenga por el emprendimiento? YPF no da precisiones.Los sectores más ideologizados del kirchnerismo están inquietos. Sobre todo desde que Eduardo Basualdo se negó a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA