Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 19 de Febrero de 2010, expediente 22.624/08

Fecha de Resolución:19 de Febrero de 2010
 
EXTRACTO GRATUITO

Año Poder Judicial de la Nación. 2010 Año del B. SENTENCIA N° 91702 CAUSA N° 22.624/08 “CHAVEZ, RICARDO

DAVID C/ AYKO SA S/ DESPIDO” –JUZGADO N° 31-

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a 19/2/10 , reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso deducido contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

La doctora P. dijo:

La parte actora se alza contra la sentencia de la instancia anterior, que acoge parcialmente las pretensiones deducidas en el inicio, en los términos del memorial de fs. 127/129, que recibió

réplica a fs. 139.

Respecto de la nulidad planteada por la demandada,

cabe señalar que si bien en las notificaciones de fs. 122 y 135 al indicar su domicilio constituido se omitió indicar el número de casillero, lo cierto es que en el recurso de apelación interpuesto a fs. 127/129 no expresó ningún agravio sobre esta cuestión y el planteo de nulidad de fs. 138/139 resulta extemporáneo, por lo tanto lo actuado en la primera instancia es correcto.

El accionante apela la sentencia de grado porque la Sra. Juez de grado concluyó que no logró acreditar la fecha de ingreso,

el salario y la jornada laboral denunciados en el inicio, por lo que rechazó los reclamos por horas extras y las indemnizaciones previstas en los arts. 18 y 19 de la ley 22250. Al respecto, cuestiona la valoración que hizo la sentenciante de la prueba testimonial. Apela también la imposición de costas.

Asiste razón al recurrente.

En el escrito de inicio el accionante denunció que ingresó a trabajar los primeros días de enero de 2008, que percibía un salario de $1.400 y que su jornada de trabajo era de 7 a 19 horas, de lunes a sábados (ver fs. 4/5).

Los testigos que declaran en la causa dan cuenta de que el actor ingresó a trabajar los primeros días de enero del año 2008, que percibía parte de su salario sin registro y que su jornada laboral se extendía más allá de los límites dispuestos por la ley 11544, pues el testigo M. afirmó que conoce a la demandada por haber prestado tareas para ella desde los primeros días del mes de enero del año 2008 hasta los últimos días de mayo, que tanto el dicente como el actor comenzaron a trabajar el mismo día, que le consta porque viajaron juntos hasta B. y ahí lo comentaron, que el horario de trabajo del actor era de 8 a 19 horas de lunes a sábados, que le consta porque ambos cumplían el mismo horario, que todas las personas que prestaban tareas en Bragado vivían en una misma casa suministrada por la demandada, que ambos hacían las mismas tareas, que el actor cobraba la suma de $1.400, que le consta porque les pagaban juntos, que les pagaba una persona cuyo nombre no recuerda, que el lugar de pago podía ser en la casa o en la obra, que la persona que pagaba lo hacía a dos o tres personas que estaban trabajando juntos o en su defecto a todos juntos en la casa, que el dicente nunca firmó ningún recibo de sueldo, que al igual que al dicente le pagaban la suma de $700 dentro de un sobre blanco con un recibo verde y el resto le era abonado por otra persona,

que una persona iba a la obra o a la casa y les pagaba la suma de $700

dentro de un sobre blanco y otra persona le abonaba el mismo día o al día siguiente los otros $700, que ha visto el recibo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA