La CGT congela un paro en abril a cambio de más fondos para las obras sociales

 
EXTRACTO GRATUITO

El que se había comenzado a gestar en la para ser activado en abril quedó por ahora congelado. Está en suspenso a partir de una negociación que se abrió con el Gobierno a cambio de más fondos para las obras sociales y de la posible creación por decreto presidencial de una agencia médica que tendrá como uno de sus objetivos reducir los amparos judiciales que disponen la cobertura de servicios médicos no cubiertos por el Programa Médico Obligatorio (PMO).Nadie en la CGT admitirá abiertamente la tregua. Es más, los gremios industriales, de los más castigados por la caída del empleo y la apertura de las importaciones, pondrán la guardia en alto con una movilización callejera en rechazo del rumbo económico de la gestión de Cambiemos. En ese sentido se avanzó ayer en una reunión con representantes de la Confederación General Empresaria, que nuclea a cientos de pymes.La realidad es que el curso de la negociación por las obras sociales y el proyecto de ley de blanqueo laboral definirán la suerte de lo que podría ser el quinto paro general desde que llegó a la Casa Rosada. Los gremios presionan para que el Presidente habilite mediante un decreto la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (Agnet), un ente que será el encargado de establecer prioridades de utilización de las tecnologías sanitarias a partir de su valoración clínica, ética, económica y social, y sus eventuales implicancias sobre el sistema de salud. Los gremialistas apuestan a que sea el atajo para frenar los amparos judiciales y así blindar a sus obras sociales de estos reclamos, que suelen ser millonarios.Desde el Gobierno confirmaron a LA NACION los avances, aunque descartaron si la Agnet surgirá por decreto o mediante un proyecto de ley en el Congreso.Como parte de la misma pulseada, el Gobierno abrió el grifo para las obras sociales sindicales, que comenzaron a recuperar el dinero del Fondo Solidario de Redistribución (FSR) con más agilidad que años anteriores, según confiaron fuentes gremiales. El FSR se financia con el aporte obligatorio que se les retiene mensualmente a los trabajadores registrados de sus salarios. El reparto, sin embargo, mantendría una lógica discrecional, como cuando la Superintedencia de Servicios de la Salud (SSS) estaba bajo la órbita de Sandro Taricco, que respondía a .En paralelo, la CGT negocia la letra chica del proyecto de ley sobre blanqueo de empleados, uno de los capítulos de la frustrada reforma laboral. El...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA