Cervantes, el teatro nacional con andamios casi históricos

 
EXTRACTO GRATUITO

Hay aniversarios que decididamente no merecen ser celebrados. El mes pasado, por ejemplo, los andamios que cubren la fachada del Teatro Nacional Cervantes cumplieron ocho años. Lógicamente, no hubo torta ni festejo. En ese lapso, hubo promesas, plazos, licitaciones, anuncios y nuevas promesas de poner a punto la magnífica fachada de la sala; pero en estos ocho años nada cambió. La enorme estructura de metal sigue allí por cuestiones preventivas. Para evitar que, como ya sucedió en otras oportunidades, un desprendimiento lastime a un eventual peatón que pasa por la vereda de la avenida Córdoba y Libertad.

Por una caída de mampostería, el 8 de febrero de 2008, se realizó una denuncia. La Dirección Nacional de Arquitectura puso un vallado, primero; y los andamios, después. En aquel momento ya hubo promesas de reparación (tarea que, lógicamente por tratarse de un edificio histórico, debe estar en manos de profesionales capacitados). A partir de ese momento se sucedieron una serie de promesas. En 2008, la Secretaría de Cultura de la Nación (actual ministerio) anunció un acuerdo con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Se habló de un plan de trabajo a cargo de una comisión mixta que contaba con el apoyo de la Sociedad Central de Arquitectos y de la Comisión Nacional de Monumentos Históricos, organismo responsable del cuidado del edificio desde el momento en que, en 1995, el Cervantes fue declarado monumento histórico. Ocurrió cuando José Nun estaba a cargo de Cultura de la Nación, de quien depende el Cervantes.

En 2009 asumió Jorge Coscia como número uno de Cultura. En un acto realizado en septiembre de ese año en el mismo hall de la sala, el arquitecto Jorge Petrina, quien era director nacional de Patrimonio y Museos, dijo: "Llegó la hora de que el Cervantes recupere su esplendor". Coscia, a su lado, agregó: "Hay una clara actitud de recuperar la sala". Ya en ese acto se reconoció que las obras en la fachada no iban a estar terminadas para el festejo del Bicentenario, como se había prometido en otra oportunidad. La ayuda española se vio afectada por la crisis económica en ese país. El acuerdo se cayó.

Lo quieto

En el informe de gestión de 2014, el director del Teatro Nacional Cervantes, Rubens Correa, aportó novedades. Detalló que la restauración de la fachada, cuyo pliego es de agosto de 2012, había previsto una licitación para decidir qué empresa se encargaría del trabajo. Lo sobres se abrieron el 4 de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA