Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 27 de Diciembre de 2019, expediente CNT 042287/2015/CA001

Fecha de Resolución27 de Diciembre de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 115113 EXPEDIENTE NRO.: 42.287/2015 AUTOS: “CENTURIÓN, S.M. c/ FUNDACIÓN SANIDAD NAVAL ARGENTINA s/ DESPIDO”

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En Buenos Aires, a los 27 de diciembre de 2019, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar los recursos deducidos y para dictar sentencia definitiva, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo a los fundamentos que a continuación se exponen:

El Dr. V.A.P. dijo:

I) Contra la sentencia de primera instancia de fs. 254/67, que receptó parcialmente la acción instaurada por el señor A., se alza la entidad demandada a tenor del memorial de fs. 270/72, cuya réplica obra a fs. 290/94, y también el pretensor, quien lo hace a mérito del recurso de fs. 273/88, replicado por la contraria a fs.

296/98. La representación letrada de la parte actora, a fs. 268, apela la cuantía de los honorarios regulados a su favor, por entenderla reducida.

II) Arriba firme a esta instancia que la señora C. se desempeñó como enfermera profesional (CCT 122/75) en el sector neonatología del “Hospital Naval”, día por medio de 21 a 7 hs., entre el 3/10/2011 y el 16/1/2015, cuando, ante la reticencia de la empleadora a desistir de colocarla en situación de “reserva de puesto de trabajo” (art. 211 de la LCT), se consideró injuriada y, consecuentemente, despedida.

III) Trataré, en primer lugar, el recurso que deduce Fundación Sanidad Naval Argentina, en el que objeta, básicamente, que el magistrado a quo entendiera que no debió haber colocado a la señora C. en la situación contemplada en el art. 211 de la LCT y, por tanto, que declarara procedente el despido indirecto. Y adelanto que, a mi entender, tiene razón.

Es que la pretensora, en su presentación inaugural, denunció que a lo largo del vínculo que la uniera con la entidad accionada sufrió una única afección, de índole psicológica, a raíz de la cual “le fueron otorgad[as] diferentes licencias médicas” (fs. 7), con lo cual no encuentro razón alguna para pensar que los pagos Fecha de firma: 27/12/2019 en concepto de “Licencia por Enfermedad”, conforme lo revelan los recibos de haberes Alta en sistema: 30/12/2019 Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.S.R., SECRETARIO INTERINO #27179484#252266691#20191230120228981 que la propia señora C. acompañara a la causa a (fs. 38/48) –y que, vale decir aquí, no cuestiona ni impugna en modo alguno-, respondieran a otra patología o enfermedad.

Así, dado que la actora gozó de 30 días de licencia en enero de 2014, de 11 en febrero, de 19 días en marzo, de 30 en abril, de 30 en mayo, de 12 en junio, de 1 en julio, de 23 en agosto, y de 3 en septiembre del mismo año (es decir, 159 días en total), atento su antigüedad en la empresa y que resulta indubitado que tenía cargas de familia, con sustento en lo normado en los arts. 208 y 211 de la LCT, le asistió derecho a Fundación Sanidad Naval Argentina para colocarla en situación de “conservación de empleo” a partir del 1/1/2015, pues incluso antes –en noviembre de 2014, a decir verdad-

ya se había agotado su derecho a ser retribuida mientras durara su licencia por enfermedad.

En consecuencia, y más allá de que resultara equivocado lo alegado por la ex empleadora el 9/1/2015 (fs. 32) al responder el cuestionamiento que efectuara la señora C. a su decisión de colocarla en reserva de puesto de trabajo, en torno a que la actora no tenía derecho a “un plazo de licencia remunerada de seis meses”; considero que no le asistió razón a la reclamante para solicitar la extensión de su licencia paga por enfermedad y, por tanto, que la decisión rupturista resultó desajustada a derecho, pues no existió injuria.

Por ende, voto por receptar parcialmente la crítica, por dejar sin efecto las indemnizaciones de los arts. 232, 233 y 245 de la LCT, la multa del art.

2 de la ley 25.323 concatenada con éstas, el salario de enero de 2015 y el SAC proporcional del mismo año, que fueron diferidos a condena en la instancia anterior y por confirmar el progreso del reclamo por la falta de pago de las vacaciones de 2014, rubro que ninguna relación guarda con el modo en que se produjo la ruptura del vínculo dependiente.

Analizaré seguidamente el recurso que interpone la señora C.; adelanto que no respetaré el orden en el cual se proponen los agravios.

IV) Comienzo por señalar que, atento a la solución que acabo de proponer en torno a que la decisión rupturista actoral fue injustificada, sugiero rechazar la crítica que articula la pretensora por el rechazo del resarcimiento adicional en concepto de daño moral que solicitara en base a un supuesto trato –y despido- discriminatorio en razón de la enfermedad de índole psicológica que la aquejaba.

V.D. mismo modo, propongo rechazar la crítica que se efectúa por la desestimación del pago de la licencia ordinaria de 2015, pues, como es evidente a esta altura, opino que resultó acertado que la entidad accionada colocara a la accionante en situación de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba