Los centros de River, los contraataques de Boca

 
EXTRACTO GRATUITO

El último gol que le hicieron a Boca (Víctor Ayala, para Lanús) puede tener alguna comparación con aquél que Pisculichi le hizo con River en el Monumental para definir la semifinal de la Copa Sudamericana 2014. El último que recibió River (Edson Puch, para Huracán), está familiarizado en la manera que, Palacios primero y Chávez después, anotaron para los xeneizes en el 5-0 de Mendoza en el verano 2015. Casualmente, todos están relacionados y coinciden para resumir fortalezas y debilidades de unos y otros con la mira puesta en la trilogía que se viene.

Los cuerpos técnicos y los jugadores se conocen mucho. Saben cómo piensan y las experiencias recientes les deberán servir a ambos para evitar cuestiones que puedan complicarlos. De eso también se tratan las planificaciones. De potenciar virtudes propias y achicar los márgenes de error a partir de los defectos. Ahora bien: ¿cómo llegan?

Este Boca 2015 está potenciado, mejorado en relación a la versión 2014. Sumó jerarquía desde los refuerzos y elevó los niveles individuales y colectivos a partir de una competencia interna que le permite un recambio mayor. Ahora tiene más generación de juego y gol, a la vez que recuperó un porcentaje importante de oficio en defensa. El único interrogante estará en el volante central. Gago estaba en su mejor momento hasta que se lesionó y ahora no llegará con el ritmo ideal de competencia. Además, las bajas de Erbes y Cubas no son detalles, eran importantes dentro de la actual estructura.

Este River está en inferioridad con respecto a lo que supo mostrar desde el juego y la solidez defensiva en 2014, pero ya a fines del año pasado había mostrado un bajón, aunque eso no le impidió ser un merecido campeón. Como Boca, desde los nombres y los recursos, hoy Gallardo tiene más que hace unos meses. La derrota ante Huracán le marcó que arriba siempre es peligroso, aunque abajo también. Un déficit que no puede controlar es la velocidad con la que ataca: va tan rápido que genera un desequilibrio defensivo si la pelota se pierde.

Pero lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA