Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala B, 5 de Septiembre de 2023, expediente CIV 050605/2021/CA001

Fecha de Resolución 5 de Septiembre de 2023
EmisorCamara Civil - Sala B

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA B

CENTENO ROJAS, JESÚS DANIEL C/ LALOR, LUCIA Y OTRO S/

DAÑOS Y PERJUICIOS (ACC. TRAN. C/ LES. O MUERTE) (E.. n°

50605/2021)

Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los días del mes de septiembre de dos mil veintitrés, en reunión para Acuerdo la Sra. Jueza y los Señores Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, S.B., para conocer en el recurso interpuesto en los autos caratulados: “CENTENO ROJAS, JESÚS

DANIEL C/ LALOR, LUCIA Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS (ACC.

TRAN. C/ LES. O MUERTE) (E.. n° 50605/2021) , respecto de la sentencia dictada el 13/03/23, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Es ajustada a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: Dra. L.F.M.-.D.R.P. - Dr.

CLAUDIO RAMOS FEIJÓO -

A la cuestión planteada la Dra. M. dijo:

  1. Antecedentes Contra la sentencia dictada el 13/03/23, que hizo parcialmente lugar a la demanda interpuesta por J.D.C.R. y condenó a L.L. y a L.S. a pagarle al nombrado actor una determinada suma de dinero, más intereses y costas, por los daños y perjuicios derivados de un incidente de tránsito ocurrido el 23/08/20,

    haciendo extensiva la condena respecto de Compañía de Seguros La Mercantil Andina S.A.

    en los límites del seguro, conforme art. 118 de la ley 17.418

    , expresó agravios la parte actora, mediante presentación del 08/05/23, que no fue replicada.

  2. Los agravios No hay agravios respecto a la responsabilidad que se atribuyó a la parte demandada; ni respecto del modo en el que se dispusiera la extensión de la condena a la citada en garantía.

    Fecha de firma: 05/09/2023

    Firmado por: L.F.M., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: R.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.F., JUEZ DE CAMARA

    La parte actora se queja del rechazo de la indemnización solicitada en concepto de incapacidad psíquica; de la cuantía de las indemnizaciones determinadas en concepto de incapacidad -física- sobreviniente, daño moral, gastos médicos y farmacéuticos y daños materiales; de que los gastos de traslado se hayan incluido en la cuantificación de la partida reconocida en carácter de privación de uso; y de lo decidido en punto a los intereses.

  3. Aclaraciones preliminares Antes de entrar en el examen de los agravios, creo oportuno recordar que,

    luego de estudiar todas y cada una de las argumentaciones de las partes y las pruebas producidas, en mi voto destacaré sólo aquellas que sean conducentes, apropiadas y posean relevancia para resolver el caso (cfr. C.S.J.N., Fallos: 258:304; 262:222; 265:301; 272:225;

    274:113; 280:3201; 144:611, entre otros; art. 386, última parte, del C.P.C.C.N).

  4. R. indemnizatorios a) Incapacidad sobreviniente y tratamiento psicológico La Sra. Jueza de grado, luego de evaluar la faz física y psíquica del reclamante, resolvió: i) fijar una suma indemnizatoria de $300.000 en concepto de incapacidad -física- sobreviniente, y ii) una adicional de $25.000 -que no es objeto puntual de agravios- para cubrir la necesidad del actor de realizar un tratamiento psicológico. Ello,

    luego de aclarar que la cifra determinada en concepto de incapacidad sobreviniente no comprende la estimación del daño psíquico verificado, porque la perita psicóloga designada en autos informó que la sintomatología que sobrelleva el actor en dicho ámbito es “reversible”, y en tal contexto, la magistrada sostuvo que “la incapacidad que se indemniza es la permanente”.

    Los letrados de la parte actora se agravian de dicha decisión. Con apoyo en el principio de reparación plena, cuestionan que se haya “pasado por alto la inclusión de la incapacidad psíquica a la hora de evaluar el rubro” en cuestión, argumentando que “no se puede determinar con certeza que sea reversible realizando un tratamiento psicológico”.

    Asimismo, plantean que el monto fijado en primera instancia “no guarda relación (…) con la incapacidad determinada a través de la pericia médica”. Y también tachan el fallo de “contradictorio” porque “establece que las indemnizaciones son a valores actuales” pero la a quo “considera los ingresos del actor conforme su declaración jurada (…) presentada en fecha 03/12/2021”, circunstancia que, al entender de los apelantes, se traduce en un “monto indemnizatorio (…) por demás exiguo”. En tal orden de ideas, solicitan que este Tribunal “modifique el rubro incapacidad sobreviniente, incluyendo la incapacidad psíquica como así también elevando el rubro a valores actuales”.

    Fecha de firma: 05/09/2023

    Firmado por: L.F.M., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: R.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.F., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA B

    Sentado lo anterior, creo oportuno mencionar, de manera preliminar, que aunque el art. 1746 del Código Civil y Comercial de la Nación -vigente desde agosto de 2015-, prevea la utilización de fórmulas matemáticas, como parámetro orientativo, a los efectos de la determinación de la cuantía indemnizatoria, no es menos cierto que los resultados de tales fórmulas no obligan a la magistratura a fijar idénticos montos indemnizatorios, pues ello podría conducir a soluciones injustas. La jurisprudencia que indica que la indemnización debe ajustarse al prudente arbitrio judicial, de acuerdo a las particularidades de cada proceso, se mantiene en plena vigencia. De modo que, para determinar si una indemnización resulta ajustada a derecho, la judicatura debe ponderar,

    simultáneamente, las condiciones particulares de la víctima y las específicas implicancias de cada caso, respetando el ineludible principio de reparación integral y con sujeción a las reglas de la sana crítica, que se sustentan en patrones jurídicos y máximas de experiencia (ver esta Sala, in re “De Falco, H.C. y De Falco, C.c.M.M.S. y otro s/Daños y perjuicios”, del 12/02/2016, AR/JUR/4387/2016,

    entre muchos otros).

    USO OFICIAL

    Dicho ello, corresponde analizar seguidamente qué surge de la compulsa del expediente sobre el asunto debatido.

    De la prueba informativa con la que se cuenta se desprende que, el día del siniestro, C. fue asistido por profesionales de traumatología en el Hospital General de Agudos Ignacio Pirovano. Y aunque las anotaciones volcadas en la constancia de atención médica remitida en copia por el nombrado nosocomio resulten mayormente ilegibles, se puede llegar a apreciar que el paciente fue atendido ambulatoriamente y se le indicó control por consultorios externos, sin que obren constancias que certifiquen si acudió o no a dicha cita de control que le fuera indicada (ver fs. 79/96).

    El perito médico designado de oficio, J.E.P., tras repasar los antecedentes del caso, examinar físicamente al demandante y analizar sus exámenes complementarios, dictaminó que, en la actualidad, C. sobrelleva “una cervicalgia postraumática y tendinitis de hombro derecho con limitación de la movilidad”. A mérito de tal hallazgo, y guiándose por “tres baremos nacionales de amplia utilización en nuestro medio” que detalló en su dictamen, el perito interviniente le asignó al actor una incapacidad parcial y permanente del 11% de la total obrera, aclarando que el accidente de marras “es idóneo para generar el cuadro” patológico descripto (ver informe pericial presentado el 29/04/22, informe aclaratorio del 03/06/22 e informe ratificatorio presentado el 19/10/22).

    Fecha de firma: 05/09/2023

    Firmado por: L.F.M., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: R.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.F., JUEZ DE CAMARA

    Por otro lado, y en lo que respecta a la faz psíquica, la licenciada designada de oficio, R.R., luego de examinar mediante diferentes técnicas a C., indicó

    que el actor sobrelleva, con motivo del siniestro de marras, síntomas “compatibles con un Desarrollo Psíquico Postraumático” que impacta “negativamente en gran parte de las áreas de su vida. Manifestando una mayor carga de ansiedad, percibida por el sujeto como una limitación en lo laboral, relaciones sociales y familiar”. La idónea equiparó el trastorno psíquico verificado, de carácter “leve”, con un 10% de incapacidad, guiándose por el baremo de los Dres. C. y S.. En su mérito, recomendó que el afectado se someta,

    por “un mínimo de 6 meses” y con frecuencia semanal a un tratamiento psicológico que “lo ayude a elaborar los síntomas y alteraciones ocasionados por el hecho” y “buscando como objetivo fundamental mejorar el estado actual de la persona”, estimando el costo aproximado de la sesión entre $800 y $1.000, a la fecha de la presentación de su dictamen.

    Adicionalmente, puntualizó que “el daño psicológico descripto (…) es considerado como reversible mediante un tratamiento psicoterapéutico” adecuado (ver informe pericial presentado el 09/03/22, e informe ampliatorio presentado el 03/04/22).

    Cabe destacar que la parte actora no controvierte por ante esta instancia los porcentajes de incapacidad que surgen de las experticias sintetizadas en los dos párrafos precedentes, cuyas conclusiones habré de aceptar, al igual que lo hiciera la magistrada de primera instancia, en los términos de los arts. 386 y 477 del ritual.

    Ahora bien, sin desconocer que la sentenciante que me precede omitió, al momento de cuantificar la partida en examen, considerar el daño psíquico verificado, en atención a lo informado por la licenciada R., entiendo que, en virtud al principio de la reparación integral y en orden a la obligación de la magistratura de cubrir el demérito que del ilícito resulte a la víctima, cabe sopesar prudencialmente la sintomatología patológica verificada en la especie. Al respecto, esta Sala ya ha tenido oportunidad de referirse a "la guerra de las etiquetas" o debate acerca de la denominación que corresponde dar a tales o cuales menoscabos; así como "la guerra de las autonomías" o discusión sobre si éstos integran la categoría de los morales o patrimoniales, o, por el contrario, si tienen autonomía o...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR