Desde la celda: un narco les pagó a dos sicarios $30 mil para que ejecutaran a una mujer

Alan Funes fue trasladado a los tribunales de Rosario

El jefe de un grupo narco de Rosario quedó acusado de haber planeado desde su celda en una cárcel federal el homicidio de una joven de 21 años que fue condenada junto con él por narcotráfico y que cumplía prisión domiciliaria porque tenía un hijo de poco más de tres años.

Según la investigación del fiscal Gastón Ávila, Alan Funes contrató desde la cárcel de Ezeiza a dos sicarios y les pagó 30.000 pesos para que ejecutaran a Mariel Soledad Lezcano , el 13 de este mes. El crimen fue en venganza por la negativa de la madre de la víctima a vender drogas en un búnker que controla el clan de los Funes en la zona sur de la ciudad.

Según informaron fuentes judiciales, Alan Funes y Mariel Lezcano se conocían desde chicos pues crecieron en el mismo pasillo en el barrio La Tablada.

El fiscal también acusó a Iván Ariel "Lolo" Gutiérrez, de 18 años, y Fabián Alejo Domínguez, de 21 , como coautores del homicidio de Lezcano, que fue asesinada a tiros en su vivienda de Ayacucho al 4300, donde purgaba seis años de prisión por comercio de estupefacientes. En ese mismo juicio, Alan Funes recibió una pena de nueve años.

Según el Ministerio Público de la Acusación (MPA), Funes organizó el ataque a Lezcano desde el Complejo Penitenciario de Ezeiza, donde cumple varias condenas por homicidio, narcotráfico y asociación ilícita.

El fiscal Ávila dijo en la audiencia imputativa que, según evidencia colectada de un celular de una hermana menor de Funes, Alan les pagó 30.000 pesos a Gutiérrez y Domínguez para que mataran a Mariel. También aportó el arma, una pistola calibre 9 milímetros y una motocicleta Honda Wave que utilizaron en el crimen.

Mariel Lezcano

El asesinato fue una venganza porque la madre de Lezcano, Gisella, apodada "Paquete", se negó a administrar un búnker de venta de drogas. Según los investigadores, el padre de Alan, Jorge "Gordo" Funes, fue a la casa de la mujer a amenazarla con que le iban a matar a un hijo si no se ponía a vender drogas para el joven, que desde la cárcel controla su negocio de narcomenudeo.

Según el fiscal, Lolo Gutiérrez fue hasta la casa del fondo del pasillo de la calle Ayacucho, tocó a la puerta y cuando Lezcano abrió, le disparó a la cabeza ; Mariel cayó al piso y recibió otro tiro, en la cadera.

Domínguez fue arrestado unas horas después por la Policía con el arma homicida —según determinó un peritaje balístico—, aunque intentó...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR