Cayó la banda que se llevó la caja fuerte con un botín millonario

 
EXTRACTO GRATUITO

Era una mala noche para el empresario de la construcción Lucio N., fanático de Boca Juniors. No estaba de buen humor el 15 de mayo pasado a las 0.30 cuando llegó a su cómoda residencia de Victorino de la Plaza al 900, en Belgrano. El hombre de negocios había vuelto de la Bombonera después de que se suspendiera el superclásico de la Copa Libertadores por una cobarde y peligrosa agresión a los jugadores de River Plate.

Pero todo resultó peor cuando fue a su dormitorio, en la planta alta, y advirtió que faltaba la pesada caja fuerte que estaba empotrada en el vestidor, donde guardaba $ 300.000, US$ 7000, acciones de sus empresas, una llave de su automóvil Audi, y relojes Rolex, Omega, Piaget, Hublot, Bulgari y alhajas de oro.

Los ladrones, según las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad instaladas en la residencia del empresario, huyeron por la puerta principal con la caja fuerte, que medía 60 centímetros por 50 centímetros. Eran las 21.24 del 14 de mayo pasado. El empresario Lucio N. estaba en la Bombonera, y lejos de lo que pasaba en su casa, seguía esperando un triunfo de su querido Boca.

Casi siete meses después del millonario robo, una investigación del fiscal José María Campagnoli y de detectives de la Policía Metropolitana permitió detener a los presuntos responsables del hecho.

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales. En los últimos días seis sospechosos fueron indagados por el robo en la casa del empresario de la construcción. En las próximas horas, la jueza de instrucción Elizabeth Paisan podría definir la situación procesal de los acusados. "Si bien a los imputados sólo les adjudica el hecho ocurrido en la residencia del empresario Lucio N., se sospecha que pudieron haber protagonizado otros hechos similares ocurridos en countries de la zona norte y en un edificio de la avenida Alvear", afirmó a LA NACION una de las fuentes consultadas.

Como los investigadores judiciales y policiales recuperaron en los allanamientos dinero y varios relojes de alta gama, esperan que además del empresario Lucio N. se acerquen otras víctimas que hayan sufrido robos similares para reconocer el botín que había en manos de los delincuentes.

Un error los delató

Lo que nunca pudieron encontrar los investigadores fue la caja fuerte. La sospecha de los investigadores fue que, después de repartirse el millonario botín, los ladrones la arrojaron a las turbias aguas del Riachuelo.

Tres de los acusados son de nacionalidad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA