Causas y consecuencias de la Pandemia Covid-19. De la inmovilidad de la humanidad a la circulación desconcentrada de personas

Autor:Dino Di Nella y Victoria Ibáñez
Cargo:Universidad Nacional de Río Negro, Argentina - Universidad Nacional del Comahue, Argentina
Páginas:415-485
 
EXTRACTO GRATUITO
SECCIÓN ESPECIAL | 415
Causas y consecuencias de la
Pandemia COVID-19. De la inmovilidad
de la humanidad a la circulación
desconcentrada de personas
1
Causes and consequences of the Covid-19
Pandemic. From the immobility of humanity
to the deconcentrated circulation of people
Dino Di Nella2
Universidad Nacional de Río Negro - Argentina
Victoria Ibáñez3
Universidad Nacional del Comahue - Argentina
Revista Derechos en Acción ISSN 2525-1678/ e-ISSN 2525-1686
Año 5/Nº 15, Otoño 2020 (21 marzo a 21 junio), 415-485
DOI: https://doi.org/10.24215/25251678e407
I. Introducción
Cuando comenzamos a reflexionar sobre los aspectos socia-
les y jurídicos vinculados a la COVID-19, poca cosa circulaba
aún por las revistas científicas y sociales. Evidentemente estaba en
proceso de elaboración, porque un par de semanas después,
1 Este trabajo se realiza en el marco del Proyecto PI-UNRN-40-C-803, de la Sede Atlántica
de la Universidad Nacional de Río Negro.
2 Abogado (UNLP), Sub Director del Centro de Investigación en Derecho Crítico de la UNLP.
Profesor Ordinario Efectivo Adjunto Categoría II (Programa Incentivos a la Investigación)
Grupo Internacional Copolis-Adalquí Sede Atlántica - Universidad Nacional de Río Negro
Oficina 5, AV. Don Bosco y Leloir. Viedma (08500). Río Negro. Argentina.
3 Abogada (UNLP), integrante del Centro de Investigación en Derecho Crítico de la UNLP y
del Colectivo de Acción Jurídica, Social y Cultural Adalquí.
416 | SECCIÓN ESPECIAL
REDEA. DERECHOS EN ACCIÓN
| Año 5 . Nº 15 | Otoño 2020
pronunciarse sobre la actualidad fue como una obligación que
tendrían los y las intelectuales (que pretendan jactarse de ser
tales). Principalmente, cabía hacerlo respecto al devenir futuro,
ante una eventual bisagra, un antes y un después de la COVID-19,
que devendría proféticamente en irreductibles e inevitables
transformaciones sociales. Una especie de ATR intelectual de la
ley y el nuevo orden.
Sin embargo, parece que las reflexiones y eventuales con-
clusiones se basan en una empírea aun escasa y provisional,
o en ausencia de toda evidencia; puros indicios construidos
sobre conjeturas y verosímiles de diversa índole y calado. Sobre
la base de un escaso saber sobre el SARS-Cov-19, tenemos la
certeza de que las estadísticas están insalvablemente viciadas,
incluyendo en aspectos tan elementales como el número exacto
de personas infectadas (debido a la falta de pruebas de labo-
ratorio) o de fallecidas (debido a la sub-notificación de casos).
E incluso, si desde un mero acto de fe quisiéramos creer, los
números no nos dicen nada sobre los determinantes sociales de
las personas damnificadas (Sousa Santos, 2020).
La principal dinámica que observamos tiende más a la ra-
dicalidad, exacerbación o simple desarrollo desinhibido de los
trazos característicos de las sociedades y estados pre-pandé-
micos, que a su transformación novedosa. En todo caso, la
pandemia ha operado como un acelerador de procesos latentes
o en marcha.
Se suele escuchar a un político decir que nunca hace zanjas
tan grandes que después no las pueda saltar… porque todo
es muy dinámico y siempre hay que mantener la posibilidad
del diálogo con quien sea. No es la pretensión de estos párra-
fos construir abismos inconmensurables; apenas esmerilar los
extremos mas filosos de la realidad social y jurídica a la que nos
han llevado con la pandemia.
La pandemia y la cuarentena suelen abordarse de manera
indiferenciada, pero conviene no hacerlo de ese modo. Por un
lado, hay que distinguir los discursos, las prácticas y las medi-
das socio sanitarias destinadas al abordaje de la enfermedad
SECCIÓN ESPECIAL | 417
COVID-19. Y por otro lado, deben observarse las medidas desti-
nadas a la reducción del riesgo de transmisión comunitaria del
Coronavirus SARS-CoV-2. La enfermedad, tanto su prevención
como su tratamien to y eventual cura, tienen diversos tipos de
respuestas. Y la prevención y elusión de la circulación del virus
por su transmisión comunitaria en aglomeraciones de personas
concentradas en un espacio físico cerrado, tiene otro tipo de
respuestas. Dentro de estas últimas, la inmovilización humana
por encierro en un lugar de confinamien to determinado es solo
una de las múltiples medidas posibles, que presupone eviden-
temente, la priorización de unas necesidades sobre otras. Poder
pensar críticamente sobre estos aspectos, es fundamental para
concebir todas las alternativas que seamos capaces de elaborar.
Desde ya, conviene dejar en claro nuestra total adhesión a
que los estados tengan un rol activo en la prevención y elusión
de la circulación del virus, sin ningún tipo de subordinación al
economicismo que todo lo subordina a la producción de plus-
valía. Aun así, hay cierta tendencia a tratar a los que discrepan
de la línea del santo confinamien to, como simples idiotas infec-
tados de mentalidades fétidas proto-fascistas de un barrio cheto
de cualquier país cool, o con un odio irracional a la ciencia
(ciencicracia del tecno-academicismo de la élite global), o devo-
tos adherentes a un anticuado fundamentalismo religioso (de
los seguidores más irracionales de Trump) (Harrington, 2020).
Vernáculamente, por supuesto, no cabe otra que el mote de
trosko/a que le hace el juego a la derecha, aunque la derecha
nunca nos haya interpelado ni marcado ninguna agenda.
Este texto se efectúa sin más pretensiones y recursos que la
capacidad persuasiva devenida de la argumentación expuesta,
y la convicción de que todo ejercicio del poder estatal no debe
ser ilimitado. Uno de los límites de ese ejercicio del poder es su
crítica. Asumimos que la valoración de los textos académicos
sobre temas abiertos, no zanjados, de actualidad, y en especial,
cuando tratan de procesos sociales de la masividad que con-
lleva una pandemia, se efectúa en condiciones asimétricas de
poder. Los errores, dificultades, fracasos, perjuicios y daños son
Causas y consecuencias de la Pandemia
|
Dino Di Nella y Victoria Ibáñez

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA