Las causas de un cambio impostergable

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- Las cosas no están funcionando tal como se espera. El básquetbol tiene un serio problema de llegada al público y necesita cambiar. A nadie en la FIBA se le ocurre presentar así la situación. Sin embargo, ése es el tema principal que trataron sus miembros en el congreso que se desarrolló durante este Mundial.En España, la Copa del Mundo despertó interés, aunque seguramente no todo el deseado. Que la televisión local transmitiera en directo sólo los partidos de su selección fue un golpe duro. Hubo un escándalo al respecto y al final los encuentros se pueden ver gratis, pero sólo por Internet. Ni siquiera la Fan Zone, aquí en Madrid montada en la Plaza Colón, al estilo del Mundial de la FIFA, logró generar la pasión que se esperaba.En el último partido de España, por los octavos de final contra Senegal, el Palacio de los Deportes estuvo completo (12.500 personas), pero en la Fan Zone las cosas estaban demasiado tranquilas y no fueron más de 500 los que siguieron a la selección en la pantalla gigante o disfrutaron de los múltiples juegos y atracciones que ofrecen los sponsors de FIBA. El movimiento es bueno, pero teniendo España una de las mejores selecciones de la historia, se esperaba más.Los primeros intentos por mejorar la imagen del "producto básquetbol" comenzaron con la búsqueda de asesoramiento de la empresa Deloitte. Entre muchas sugerencias, la más significativa fue despegarse del fútbol. Organizar un Mundial el mismo año que se juega el de fútbol es competir con lo imposible. Espanta a los sponsors y hasta la venta de derechos de TV es más compleja.El próximo Mundial de básquetbol debería jugarse en 2018, pero se hará en 2019, y a partir de allí sí mantendrá la frecuencia de cuatro años. Se dejará de compartir calendario con los mundiales del fútbol, voleibol y hockey, y se pasará al año en el que sólo está el rugby. Además, se llevará de 24 a 32 los participantes, para llegar a más países.Este cambio, que comenzará en 2017, generó una revolución. La principal afectada fue una federación regional, FIBA Europa. Con este esquema se pierde un campeonato europeo, que es muy rentable y se jugaba cada dos años y ahora pasará a ser cada cuatro. Lógicamente, generó muchas protestas.Otro de los motivos del cambio es mejorar las relaciones con la NBA. En medio de un revuelo por la lesión de Paul George y con los dueños protestando, la respuesta de FIBA es que el cambio para evitar tanto desgaste ya estaba hecho desde 2012: "Si seguíamos exigiéndole...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA