Sentencia de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 29 de Agosto de 2007, expediente C 88211

Fecha de Resolución29 de Agosto de 2007
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 29 de agosto de 2007, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores Hitters, S., R., N., P., K., G., de L., V., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa C. 88.211, "Condolio, V. y otra contra Cooperativa de Servicios Públicos Asistenciales y Vivienda de P.L.. Daños y perjuicios".

A N T E C E D E N T E S

La Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y de Garantías en lo Penal del Departamento Judicial de Pergamino confirmó la sentencia atacada en lo principal. Pese a ello, modificó la situación de la tercera traída a juicio: M. de Pergamino, a quien condenó en los mismos términos que a la demandada principal.

Se interpuso, por la citada, recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley .

Dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de dictar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar la siguiente

C U E S T I O N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley ?

V O T A C I O N

A la cuestión planteada, el señor J. doctorH. dijo:

  1. En lo que interesa para el recurso interpuesto, la Cámara concluyó en que la Municipalidad de Pergamino debía responder frente a los padres de la víctima por su calidad de dueña y guardiana de los árboles pertenecientes al dominio público cuya custodia y conservación le incumbía; que tal obligación se deriva del ejercicio del poder de policía; y que la poda de los mismos fue incumplida, facilitando así la caída del cable conductor de la electricidad que produjo el deceso del hijo de los actores por electrocución.

  2. Contra dicho pronunciamiento se alzó la tercera citada Municipalidad de Pergamino por vía del recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley en el que denunció absurdo y violación de los arts. 512, 901, 1074, 1113 del Código Civil.

  3. El recurso no puede prosperar.

    El quejoso funda su embate en diversos órdenes de consideración:

    1. Por un lado, argumenta que su representada no estaba obligada por alguna disposición legal a efectuar la poda de los árboles y entonces ninguna falta puede imputársele, y que no habiendo violación de un deber legal de actuar tampoco hay conducta culpable que posea eficacia para interrumpir el nexo causal.

      Asegura que el poder de policía que está en cabeza del Estado no puede erigirse en una fórmula residual a la cual se acuda intentando responsabilizarlo por todos los males de este mundo, porque de esta manera caeríamos en el absurdo de que, bajo el argumento del incumplimiento del poder de policía, se terminaría transformando al Estado en una "aseguradora universal".

      Ello no es así.

      Dije en mi voto en Ac. 90.664 (sent. del 11IV2007): es conocido el postulado según el cual la mera alegación de un incumplimiento genérico del poder de policía por parte del Estado no resulta suficiente para atribuirle responsabilidad.

      Este principio ha sido aplicado puntualmente en diversas oportunidades como, por ejemplo, en las pretensiones de resarcimiento interpuestas contra el Estado por las víctimas de hechos delictivos, con fundamento en el incumplimiento del poder de policía de seguridad (C.S.J.N, causa M. 212. XXXVII, "M.", sent. del 20XI2001; ídem, Fallos 323:2982, sent. del 10X2000); en los reclamos de daños provocados por un animal suelto en una ruta (C.S.J.N. Fallos 312:2138; 313:1636; ídem, causas B.146.XXIV, "B.", sent. del 7III2000; C.356.XXXII, "Colavita", sent. del 7III2000; R.204.XXXII, "R.", sent. del 9XI2000); en los casos de accidentes de tránsito, en los que se pretende atribuirle responsabilidad al Estado con base en la omisión del ejercicio del poder de policía que ejerce respecto del transporte de pasajeros de la provincia (Ac. 49.964, sent. del 2XI1993), etc.

      Sin embargo, en otras oportunidades ha sido declarada la procedencia del reclamo resarcitorio frente al Estado, en atención a circunstancias especiales que demostraron que la omisión verificada desbordaba la mera ausencia genérica de ejercicio de la potestad de policía.

      Así, verbigracia, en materia responsabilidad estatal por ausencia de conservación de rutas (C.S.J.N., causa C. 1413, XXXV, "Cebollero", sent. del 11VI2003; ídem Fallos 314:661); por omisión de los deberes de vigilancia y custodia del cumplimiento de los recaudos de seguridad de un predio que albergaba una cantera (causas Ac. 73.526, sent. del 23II2000; Ac. 81.917, sent. del 30IV2003); etc.

      Como sostuvo mi colega el doctor de L. en su voto en la citada causa Ac. 73.526 al que adherí, "en el derecho público no existe un texto específico que contemple lo atinente a la responsabilidad del Estado en el caso la Municipalidad de Tigre por las consecuencias de sus hechos o actos de omisión o abstención. Por ello, su tratamiento jurídico básico debe efectuárselo recurriendo a la norma del art. 1074 del Código Civil (art. 16 del C.C.) que permite ubicar en ella el tema de la responsabilidad del Estado por sus comportamientos o actitudes omisivas o de abstención (conf. "Responsabilidad extracontractual del Estado por las consecuencias de su actitud 'omisiva' en el ámbito del derecho público", M.S.M., pág. 9)".

      En un caso de similares connotaciones al presente, en el que se debatió la responsabilidad estatal a consecuencia de un accidente que derivara en la muerte por electrocución de una persona, este Tribunal sostuvo por mayoría que "la doctrina de que resulta inadmisible responsabilizar genéricamente a una municipalidad por cualquier accidente ocurrido dentro de su radio territorial, no importa la exclusión de su responsabilidad cuando, como en autos, la instancia de grado la considera acreditada por hechos propios. Una conclusión de hecho no puede ser invalidada por una pauta de carácter general." (Ac. 47.979, sent. del 2XI1993).

      Encuentro a esta doctrina de aplicación al sub lite, pues aquí no se trata de una mera omisión genérica de vigilancia, sino del incumplimiento de las diligencias necesarias para asegurar que los bienes públicos se encuentren en condiciones de no dañar la vida o la integridad física de las personas (C.S.J.N., doctr. Fallos 315:2384; ídem causa C.1413.XXXV, sent. del 14VIII2003).

      Como señala M. el deber jurídico de cumplir el hecho omitido por el Estado puede estar expresa o implícitamente establecido por la ley según fueran las circunstancias del caso concreto, pero agrega la obligación legal, el deber jurídico, aún la obligación implícita, debe resultar o aparecer sin duda alguna, plenamente fundada en la razón, en el buen sentido ("Responsabilidad extracontractual del Estado por las consecuencias de su actitud omisiva en el ámbito del derecho público", "El Derecho", 1691098).

    2. Adujo el recurrente que el fallo carece de fundamentación suficiente desde que remite a las conclusiones de otra sentencia, haciéndolas suyas. Agrega que, por otra parte, existe una radical diferencia en la plataforma fáctica de ambos expedientes.

      Este agravio tampoco puede ser receptado.

      En efecto, si bien es cierto que con discutible técnica el a quo hace propias y da por reproducidas las conclusiones de una sentencia emanada de la Cámara de Apelaciones del Departamento Judicial de Azul (fs. 641 y vta.), no lo es menos que el fallo cuestionado tiene por sí mismo fundamento autosuficiente y, como puede apreciarse de la pieza impugnativa en tratamiento, en manera alguna ha impedido al quejoso el desarrollo de su embate. Queda así sellada la suerte adversa de esta parcela del recurso.

    3. Cuestionó el impugnante la eficacia causal adjudicada a las ramas del árbol con la caída del cable de electricidad.

      Es doctrina reiterada de este Tribunal que determinar la existencia de relación causal entre el hecho y el daño como también su ruptura constituyen cuestiones de hecho inabordables en sede extraordinaria salvo el caso excepcional de absurdo (Ac. 55.713, sent. del 4III1997; Ac. 61.569, sent. del 24III1998; Ac. 70.280, sent. del 6XII2000; Ac. 81.343, sent. del 11IX2002; entre muchas otras). Como es sabido, se entiende por tal al error palmario, grave y manifiesto que conduce a conclusiones contradictorias, inconciliables e incongruentes con las constancias objetivas de la causa (conf. Ac. 58.938, sent. del 17X1995; Ac. 63.556, sent. del 8X1996; Ac. 64.347, sent. del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR