Sentencia de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 6 de Noviembre de 2002, expediente C 82756

Fecha de Resolución 6 de Noviembre de 2002
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 6 de noviembre de dos mil dos, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores R., N., de L., S., S., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa Ac. 82.756, “M., A.S. contra P., R.M.. Cobro de pesos”.

A N T E C E D E N T E S

La Sala II de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de Quilmes revocó el pronunciamiento de primera instancia e hizo lugar parcialmente a la demanda de cobro de pesos intentada.

Se interpuso, por el demandado, recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley .

Dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de dictar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar la siguiente

C U E S T I O N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley ?

V O T A C I O N

A la cuestión planteada, el señor J. doctorR. dijo:

  1. La Cámara basó su pronunciamiento en que el contrato de mutuo puede concretarse verbalmente pero requiere prueba por instrumento público o privado de fecha cierta (art. 2246 del Código Civil), salvo que existiese principio de prueba por escrito (arts. 1191 y 1193 del Código Civil) donde corresponde al demandado la carga de probar la inexistencia de causa de la obligación (art. 500 del citado ordenamiento).

    Sobre esta base consideró que en autos existía principio de prueba por escrito representada por los cheques que el actor acompañó a la causa y cuya autenticidad no fue atacada por la demandada, lo que invierte el onus probandi.

    Consideró que no estaba probada la inexistencia de causa, carga que correspondía a la parte demandada.

  2. Contra este modo de resolver se alza la vencida mediante recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley donde denuncia infracción a los arts. 499, 500, 1191, 1193 y 2246 del Código Civil; 209 del Código de Comercio; 375 y 384 del Código Procesal Civil y Comercial. Invoca la existencia de absurdo y arbitrariedad.

    Fundamenta el recurso en el absurdo que implica tener a los cheques en poder del actor como principio de prueba por escrito y, sobre tal piso de marcha invertir el onus probandi, poniendo a su cargo la acreditación de la inexistencia del contrato de mutuo.

  3. a) El contrato de mutuo y su prueba.

    El art. 2246 del Código Civil establece que el mutuo puede ser contratado verbalmente, pero no podrá probarse sino por instrumento público, o por instrumento privado de fecha cierta, si el empréstito pasa el valor de los diez mil pesos. Sobre este tópico esta Corte ha dicho que la exigencia de fecha cierta sólo rige con respecto a terceros y no entre partes, porque citando a M. (“Exposición y Comentario del Código Civil Argentino”, t. VI, p. 108) “para los contratantes la fecha del instrumento es cierta y no pueden reclamarla ni tendrían objeto de hacerlo desde que no atacan la realidad del contrato ni altera sus obligaciones respectivas” (B. 29.293, sent. del 27VI1944).

    Señala, en igual sentido, B. (“Tratado de Derecho Civil Argentino”, t° II, Contratos, Ed. P., 3ra. edición actualizada) que “el contrato de mutuo no requiere formalidad alguna; puede ser contratado verbalmente... En lo que atañe a la prueba, dispone el art. 2246 del Código Civil que el mutuo no podrá probarse sino por instrumento público o por instrumento privado de fecha cierta si el empréstito pasa el valor de diez mil pesos. Es obvio que dicha disposición sólo se aplica en las relaciones con terceros. Entre las partes rigen los principios generales de los arts. 1191 y 1193 del Código Civil (el destacado pertenece al original).

    En igual sentido el art. 1193 del Código Civil establece que los contratos que tengan por objeto una cantidad de más de diez mil pesos, deben hacerse por escrito y no pueden ser probados por testigos.

    Constituye una excepción a esta regla lo dispuesto en el art. 1191 del mismo ordenamiento cuando establece que puede recurrirse a otros medios de prueba cuando hubiese habido principio de prueba por escrito.

    1. La aplicación de estos principios en el sub lite:

    Sobre la base de estas precisiones es necesario discernir si resulta absurdo como se imputa el razonamiento de la Cámara cuando considera principio de prueba por escrito a los cheques en poder de la parte actora; y si este principio invierte el onus probandi.

    La Cámara entiende que los cheques en poder de la actora, librados por la demandada y no puestos en duda en cuanto a su autenticidad constituyen principio de prueba por escrito.

    El art. 1191 establece que ante la existencia de principio de prueba por escrito es posible recurrir a otros medios de prueba por escrito es posible recurrir a otros medios de prueba para acreditar la existencia y extensión el contrato invocado, mas ello no autoriza a trasladar la carga de la prueba a la otra parte.

    La Cámara no analiza la prueba de los contratos de mutuo. En todo caso y en tanto les concede a los cheques la entidad de un principio de prueba por escrito de aquél y a partir de la idea ensayada por el actor en su recurso de que no hay obligación sin causa, concluye presumiendo dicha causa (los sucesivos contratos de mutuos que invocara el actor) de los mismos títulos circulatorios. De este modo tiene por probado los mutuos con el principio de prueba por escrito que deja de ser tal, para erigirse en prueba plena, completa o perfecta, salvo que la libradora de los cheques la demandada en autos aporte prueba desvirtuante de la relación causal presumida entre los cheques y los mutuos alegados por el actor.

    Si el principio de prueba por escrito es nada más que ello,...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR