Sentencia de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 30 de Diciembre de 2004, expediente 1 2438

Fecha de Resolución30 de Diciembre de 2004
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

En la ciudad de La Plata, a los treinta días del mes de diciembre de dos mil cuatro, reunidos los integrantes de la Sala Segunda del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, doctores J.H.C., F.L.M.M. y E.C.H., y J.H.C., bajo la presidencia del primero de los nombrados, con el objeto de resolver el recurso de casación interpuesto en esta causa Nº 12.438, caratulada “G . , O . E . s/Recurso de Casación”, estando representado el Ministerio Público Fiscal por la Sra. Fiscal Adjunta de Casación, Dra. A.M.M. y el imputado por la Defensora Oficial de Casación, Dra. A.J.B..

Habiéndose efectuado el sorteo para establecer el orden en que los señores jueces emitirán sus votos, resultó el siguiente orden de votación: D.. Celesia, M. y H..

A N T E C E D E N T E S

El Tribunal Oral en lo Criminal Nro. 2 del Departamento Judicial M., resolvió en la causa N.. 611 con fecha 6 de diciembre de 2002, condenar a O.E.G., a la pena de nueve años de prisión, accesorias legales y costas, por haber sido hallado autor penalmente responsables de los delitos de robo agravado por el uso de arma en concurso ideal con privación ilegal de la libertad agravada por amenazas, los que a su vez concurren materialmente con portación ilegal de arma de fuego de uso civil.

Contra dicho resolutorio interpuso recurso de casación el Defensor Oficial de esa misma Jurisdicción, Dr. J.S.E., a fs. 50/51.

Hallándose la causa en estado de dictar sentencia, este Tribunal decidió plantear y votar la siguiente:

C U E S T I O N

¿Corresponde hacer lugar al recurso de casación interpuesto?

A la cuestión planteada, el señor J. doctorC. dijo:

I- El autor de la queja sustenta su impungación en la errónea aplicación que de los arts. 40 y 41 del C.P. habría realizado el Tribunal al determinar la pena.

Afirma que el Tribunal incurrió en un absurdo valorativo al desestimar la atenuante fundada en el arrepentimiento de su asistido. Critica que se haya tomado la confesión del imputado como prueba de cargo y, a la vez, que se la haya desechado por considerarla no sincera, interesada y no indicativa de arrepentimiento.

Dice que se vio afectada la imparcialidad de los juzgadores al expresarse en el fallo que la confesión fue "...demostrativa de su interés de menguar su responsabilidad frente a las sólidas evidencias probatorias que lo vinculan con el despojo del automóvil...", desde que, a su entender, ello presupone una predisposición inicial en la audiencia de lo que ocurriría en el juicio.

Afirma que la confesión de su asistido importó una auténtica constricción, e internalización de pautas no respetadas al momento de la comisión del delito.

Por otro lado, cuestiona que se haya valorado como agravante la modalidad ejecutiva del delito, atento haberse utilizado un arma de fuego, y el modo comisivo, por hallarse el arma cargada. Dice el quejoso que se trata de un único agravante, que no se demostró en la audiencia que G. haya tenido en su poder el arma en idéntica situación a la empleada en el evento criminal, siendo que no hubo disparos en el robo y que entre el hecho y la detención pasaron tres horas, lo cual estima que es un tiempo suficiente para que cambiaran las condiciones del arma.

Por último, controvierte que se hayan valorado como agravantes los antecedentes penales de su asistido, desde que ninguno de ellos reviste la condición de sentencia firme.

Adelanto que el recurso debe ser rechazado por improcedente.

Como he dicho en pronunciamientos anteriores (v.g. “B. ” Nro 4442 28/2/2 reg. 58), la determinación de la pena es una facultad inherente a los jueces de grado que sólo admite el control casatorio, fuera del absurdo probatorio, ante una arbitrariedad manifiesta en la selección del monto sancionatorio o la errónea significación agravante o disminuyente de la pena atribuida a una circunstancia que pueda incidir en su cuantificación.

El primer argumento que trae la defensa referido a la negativa del Tribunal de valorar como atenuante el arrepentimiento resulta insuficiente para la casación del fallo, toda vez que, sin evidencia de absurdo pretende conmover el razonamiento del a quo realizado para descartar la existencia de esa circunstancia.

El recurso de casación es un instrumento de perfección procesal destinado a corregir infracciones de derecho, en virtud de la incapacidad de controlar en esta alzada la determinación de los hechos por la inmediación con que los Jueces de mérito reciben la prueba, especialmente las declaraciones testimoniales y de los imputados, salvo que se demuestre que el razonamiento sentencial adolece de algún vicio lógico de absurdidad o arbitrariedad, lo cual no ha logrado el autor de la queja.

No encuentro ningún quiebre lógico en la forma en que el Tribunal ponderó la versión del imputado al utilizarla como elemento de cargo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR